Se ha subastado una parte del “Little Bastard” de James Dean

Se ha subastado una parte del “Little Bastard” de James Dean

El eje trasero al completo ha cambiado de manos por 382.000 dólares


Tiempo de lectura: 3 min.

Todos conocemos la historia del “Pequeño bastardo”, el Porsche 550 Spyder de James Dean con el que falleció en un accidente y desde entonces, parece estar maldito. Y esto es, precisamente, uno de los principales motivos por los que este coche es tan famoso, porque el actor James Deam dijo adiós a este mundo y porque tras eso, ha ido acumulando desgracia tras desgracia. Y ojo, porque hablamos de piezas sueltas, el coche nunca ha vuelto a estar entero.

Y justamente una de las partes del coche es la que nos ocupa, una parte que no sabemos muy bien si acabará en otro vehículo o simple exhibición, pero que a tenor del pasado que arrastra, casi mejor pensárselo dos veces, ¿verdad? El caso es que ha aparecido el eje trasero transaxle del Porsche 550 Spyder de Dean en subasta, siendo vendido por 382.000 dólares. Debe ser uno de los transaxle más caros del mundo al costar 313.719 euros.

Estaba anunciado en Bring a Trailer hace unas semanas y contaba con un soporte para su exhibición, palieres, frenos y un motor de arranque. Los números de serie de la transmisión confirman que, efectivamente, es el eje trasero de “Little Bastard”, que alguien se ha llevado a casa a cambio de una fortuna aún a pesar de su oscura historia. O quizá precisamente por eso mismo, por su historia más propia de una película de Hitchcock.

Durante un momento de su historia, tras crear varios incidentes en los que se vieron implicados un niño de secundaria y un mecánico, se llevó el coche a desguazar y se le perdió la pista. Desapareció totalmente y nadie sabía muy bien que había ocurrido con el coche porque, durante uno de sus transportes, había desaparecido. Aunque al parecer, algunos afirmaban tener piezas del coche, como es el caso del museo Historic Auto Attraction Museum de Illinois o el restaurador de Porsche Jack Styles, quien, curiosamente, siempre ha afirmado que tenía el eje trasero original (coincidían los números de chasis).

Fue en 1955 cuando Dean se hizo con el Porsche 550 Spyder, el cual llegó para sustituir a un Porsche 356 descapotable que había conducido hasta el momento. El 550 Spyder era un coche básicamente de competición, aunque había unidades circulando por las vías públicas. Pesaba solamente 550 kilos (de ahí su denominación) y gracias a un motor boxer de 110 CV, podía alcanzar los 220 km/h. Era considerado uno de los mejores deportivos de la historia en aquel momento.

No obstante, el 550 de Dean no estaba 100% de origen, pues su amigo George Barris le realizó pequeños cambios a petición de Dean, como la colocación de nuevos asientos o la rotulación del número 130 en capó y puertas o la frase “Little Bastard” en la parte trasera. Un mote que un amigo de Dean puso al coche, debido a sus prestaciones y a lo difícil que resultaba extraer la quintaesencia del coche.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!