Ahora sí: Rolls-Royce planea un modelo eléctrico antes de 2030

Ahora sí: Rolls-Royce planea un modelo eléctrico antes de 2030

El fabricante tiene previsto saltar de la combustión a la electrificación, sin fabricar ningún modelo híbrido


Tiempo de lectura: 4 min.

Rolls-Royce ha anunciado finalmente sus planes para unirse al mundo de los coches eléctricos. El CEO de la marca, Torsten Müller-Ötvös, ha anunciado en una entrevista para Automotive News que la marca británica sacará al mercado un modelo completamente eléctrico antes del final de esta década, es decir, antes del año 2030. Esto cobra más sentido viendo lo que han anunciado otras empresas de la competencia, como Bentley, cuyos vehículos eléctricos están programados para no antes del 2025.

Gran parte de esta decisión tiene que ver con el hecho de que las ciudades más importantes de Europa tienen pensado cerrar sus centros urbanos a los motores de combustión a partir de esa fecha, lo que sin duda afectará a las ventas de estos coches, aunque la mayoría de Rolls se vendan en otros mercados. Según Müller-Ötvös, los clientes de Rolls-Royce no demandan este tipo de vehículos, pero la compañía debe estar preparada para ofrecer una alternativa a su público si se llega a prohibir la circulación de los coches con motor de combustión en las grandes ciudades.

Además, la marca británica ha confirmado que no habrá Rolls-Royce híbridos, sino que su plan es dar el salto de forma directa desde los motores de combustión a los eléctricos. Müller-Ötvös opina que los motores eléctricos encajan de forma perfecta con el estilo de Rolls-Royce. El motor eléctrico “es silencioso y con un elevado par motor, esa es la razón para pasar directamente de la combustión a la electrificación”, afirmó el CEO.

Rolls Royce 102EX Concept 07

Ese primer eléctrico se encuentra ya en desarrollo, y utilizará como base la misma plataforma de aluminio que la actual gama de vehículos del fabricante británico. Este es uno de los elementos que seguirá en uso en los próximos años, junto al propio motor V12 tan característico de Rolls-Royce en los últimos tiempos, y al que Müller-Ötvös le asegura utilidad hasta finales de la década actual.

El único proyecto previo de electrificación que conocíamos hasta ahora era el concept 102EX, presentado por la marca en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2011. Este prototipo estaba basado en el modelo Phantom anterior, y contaba con unas baterías NMC (níquel cobalto manganeso), con 71 kWh de capacidad, alimentando sendos motores eléctricos de 145 kW que le daban una potencia total de 290 kW/394 CV. Rolls-Royce estimó que la autonomía debía de ser de unos 200 km, y que lograría acelerar de 0 a 60 mph en menos de 8 segundos.

No obstante, esta línea de trabajo se ha visto frenada bruscamente debido a las limitaciones tecnológicas que ya había en 2011 (como una densidad energética de 230 Wh/kg, eran 640 kg en baterías), como la escasa autonomía que ofrecen los motores eléctricos cuando se requiere un alto rendimiento. Esto cada día es menos importante, entre lo que mejoran las baterías en capacidad, en entrega de potencia, y lo que van admitiendo los sistemas de recarga. Ya se anuncian coches generalistas que cargarán hasta a 125 kW, como el Volkswagen ID.4.

Rolls Royce 102EX Concept 05

Otra razón esgrimida por el CEO del fabricante es que no consideran que la imagen de sacar los cables del maletero y enchufar el coche entre dentro de la esfera del alto lujo y exclusividad que vende Rolls-Royce. Por ello, se sabe que están trabajando con otra compañía que les pueda proporcionar un brazo robótico, que se encargue de cargar el vehículo de forma automática, sin que el conductor deba realizar ningún esfuerzo. Otra posibilidad es la recarga inalámbrica por inducción, que el Grupo BMW ya ha estado probando. Es más, en el 102EX ya se planteó esa opción.

Como ya comentamos anteriormente, hoy en día la única alternativa para hacernos con un Rolls-Royce eléctrico es recurrir a compañías que electrifican coches clásicos, como es el caso de Lunaz. Ofrecen dos modelos icónicos de la marca, el Phantom V y el Silver Cloud, con un precio de salida de 383.000 euros por el más asequible de ellos. Mientras tanto, los Rolls-Royce actuales son territorio exclusivo de los motores de combustión, y así parece que seguirá siendo hasta, como máximo, 2030.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.