Renault inicia un experimento sobre coches eléctricos, autónomos y compartidos

Renault inicia un experimento sobre coches eléctricos, autónomos y compartidos

Se llevará a cabo en el campus Paris-Saclay


Tiempo de lectura: 3 min.

Renault da comienzo a los test de su servicio “bajo demanda” de Renault ZOE Cab autónomos y compartidos. Un experimento con el que probar y recabar información sobre la aceptación de un servicio como este por parte de los clientes. Serán cerca de 100 personas las que usarán este servicio del 14 de octubre al 8 de noviembre.

A partir de los comentarios de los usuarios se definirán las adaptaciones necesarias al servicio, la aplicación móvil y los vehículos. El objetivo es ofrecer un servicio de coche eléctrico, autónomo y compartido en el futuro. Por ello, se ha elegido realizar estas pruebas bajo el marco del proyecto Paris-Saclay Autonomous Lab.

Inaugurado el 15 de mayo de 2019, tiene por objetivo evaluar un sistema completa de transporte autónomo, que comprende vehículos autónomos en sí, un dispositivo de supervisión, una infraestructura conectada y aplicaciones para el cliente, con el fin de determinar las condiciones de despliegue de un servicio de movilidad autónoma más extenso.

renault zoe cab paris saclay (2)

Uno de los ZOE Cab tiene un ingenioso sistema de apertura de puertas de tijera que integra el pilar B

El servicio a prueba se llevará a cabo con unidades del Renault ZOE Cab, y permitirán a unos usuarios seleccionados libremente por el campus urbano, disfrutar a diario de la movilidad eléctrica, autónoma y compartida, para moverse por el campus libremente como si fuera un taxi. El servicio permanecerá disponible de lunes a viernes, entre las 11 y las 18 horas.

Habrá diferentes prototipos del Renault ZOE para diversificar la experiencia. Dos vehículos en total serán los que recorran el campus. Uno de ellos contará con puertas de gran tamaño y apertura en élitro, dejando un hueco que abarca todo el habitáculo, mientras que hay un puesto para un operario de seguridad aislado del resto del interior. Los asientos están diseñados para ofrecer un espacio íntimo para cada ocupante, con pantalla, altavoces y tomas USB individuales.

La otra unidad designada para el experimento equipa una puerta trasera derecha más grande, que permite acceder al interior de forma segura sólo por el lado de la acera. Tiene una cabina totalmente rediseñada, con el asiento del pasajero de espaldas a la carretera que lo pone frente al resto de ocupantes. También hay pantallas compartidas.

renault zoe cab paris saclay (3)

Dichas pantallas ofrecerán información sobre tiempo hasta destino, si habrá recogida de otros pasajeros durante el trayecto, regulación de la temperatura y reproducción de música, que según la versión del ZOE, se emitirá por los altavoces del vehículo o del reposacabezas del usuario que la haya seleccionado.

Además, ofrece ambientes sonoros basados en la técnica de la neuroestimulación auditiva. Esta técnica se basa en las características de la audición humana para localizar el origen de los sonidos, y por lo tanto, es la más parecida a la escucha natural. El cerebro procesa la imagen sonora percibida en tres dimensiones y genera una representación fiel de la realidad sonora para lograr una inmersión total.

Junto a los Renault ZOE configurados para la ocasión, hay una aplicación móvil llamada Marcel Saclay, exclusiva para este experimento. Mediante su uso, se puede reclamar el servicio de transporte en tiempo real o realizar reservas. Se debe indicar el lugar de salida, el destino y el número de pasajeros. Esto último se debe a que los coches podrán detenerse por el camino, a recoger a otros pasajeros que realicen el mismo trayecto o parte de este.

La aplicación, en caso de ser necesario, indicará al usuario como llegar hasta el punto de recogida más próximo, mientras indica el tiempo de llegada del vehículo. Serán en total 12 puntos de recogida y destino, situados cerca de los lugares más frecuentados, sin que se obstaculice la circulación.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.