Featured Video Play Icon

Conoce los secretos aerodinámicos del Lamborghini Aventador SVJ

Acompáñanos a ver el vídeo y aprender más sobre lo que esconde


Tiempo de lectura: 3 min.

Qué duda cabe que el Lamborghini Aventador SVJ es una máquina de precisión hecha por y para la velocidad, aparte, claro está, que su serie tan limitada también anima a coleccionistas a hacerse con uno, y no precisamente para utilizarlo en circuito. Hace unos días Lamborghini nos presentaba en un vídeo como funciona ALA 2.0 (Aerodinamica Lamborghini Attiva), es decir, los sistemas de aerodinámica activa que hacen al SVJ una máquina tan especial.

Recordemos que este Lambo tiene en sus entrañas un V12 con 770 CV que envía a las cuatro ruedas con el único objetivo de ser el más veloz. Consigue acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 2,8 segundos, seguir hasta 200 km/h en 8,6 segundos y llegar a su velocidad máxima de 350 km/h. Todo el chasis ha sido ajustado para extraer lo máximo, con una puesta a punto orientada a circuito, con barras estabilizadoras un 50 % más rígidas y unos amortiguadores un 15 % más firmes respecto al SV.

Semejante caballaje hay que manejarlo a alta velocidad en curva, por lo que requiere de una aerodinámica muy cuidada. De eso se encarga el sistema de aerodinámica activa ALA 2.0. Para comenzar por delante, vemos un nuevo splitter activo y nuevas aberturas en la parte superior del morro. Con esto consigue una mejor eficiencia aerodinámica que llega al 40% respecto al SV.

Lamborghini Aventador SVJ12

Cuando el sistema detecta que deseamos la máxima aceleración, abre el splitter, haciendo que parte del flujo aerodinámico se desvíe a los bajos, canalizándolo y creando un efecto Venturi, por lo que ganaremos apoyo en el tren delantero. En la parte trasera nos llama la atención su gran alerón. Pero no se trata de un alerón cualquiera.

En la viga central del alerón posee una gran toma de aire con dos válvulas de mariposa -una para la parte izquierda y otra para la derecha- que conduce el aire a través de unos pequeños canales hasta el borde de ataque del alerón. ¿Os acordáis del S-duct de la Fórmula 1? Pues funciona igual. Hace que el alerón entre en pérdida, creando unos vórtices y desviando el flujo de aire debajo de éste, y así se reduzca el arrastre, pudiendo acelerar mejor. O sea, que virtualmente es como si eliminase parcialmente el efecto del alerón.

En cambio, cuando el sistema detecta una frenada, cierra todos los conductos, tanto delanteros como traseros, para tener el máximo arrastre y ayudar en cierto modo a frenar el SVJ.

En curva emplea las dos mariposas traseras para tener un efecto que Lamborghini denomina Aero vectoring. Sencillamente el sistema abre la válvula del exterior de la curva, para que tenga menos arrastre, consiguiendo un pequeño vector de fuerza que haga girar un poco mejor la zaga. Un sistema muy interesante, que otros ya montan desde hace tiempo, aunque con herramientas diferentes y algo más sofisticadas, como el Pagani Huayra.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.