Porsche 911 Classic Club Coupe o cómo convertir un viejo 996 en una leyenda

Porsche 911 Classic Club Coupe o cómo convertir un viejo 996 en una leyenda

La nueva división de Porsche dedicada a realizar proyectos únicos ha llevado a cabo una épica restauración basándose en un Porsche 996


Tiempo de lectura: 5 min.

El Porsche 911 de quinta generación supuso un antes y un después en la historia de la marca de Stuttgart, ya que no solo fue el primer 911 refrigerado por líquido sino que su diseño rompía con la continuidad exhibida en las anteriores generaciones. Diseño que no gustó a muchos al compartir varias de sus piezas con el Boxster, un modelo más económico en su planteamiento. Es por eso por lo que la generación 996 no llegó a alcanzar las cotas de aceptación a las que llegaron generaciones anteriores, lo que hace que no suelan verse muchos proyectos de restauración que involucren a alguno de estos modelos. Sin embargo, en Porsche han debido tomar nota de este hecho y acaban de sacarse de la chistera una restauración que convierte a un 911 Carrera de 1998 en todo un GT3 de corte clásico.

El proyecto en cuestión se engloba bajo el “nuevo” programa de personalización de la marca germana, denominado Sonderwunsch, o solicitud especial, destinado a dar vida a creaciones especiales y únicas para clientes muy exigentes y con una capacidad adquisitiva a la altura de sus deseos. Porsche Sonderwunsch retoma lo que comenzó en los años 70 y supone la ampliación del programa actual Porsche Exclusive Manufaktur, con las divisiones Tequipment y Classic. Bajo esta división nace el “proyect grey” en referencia a su color y a una de las creaciones más aclamadas que llevó a cabo la división Porsche Classic allá por el 2019: el “proyect gold”. La idea para esta restauración surgió en una reunión entre representantes del Porsche club of America, el vicepresidente de personalización y clásicos de Porsche y el director de proyectos especiales de Style Porsche. Se optó por un 996 para mostrar lo que Porsche Classic podía hacer bajo el paraguas del programa Sonderwunsh y qué mejor manera que hacerlo sobre uno de los 911 menos queridos, el 996.

El resultado es el 911 Classic Club Coupe y basta solo un vistazo para apreciar que no estamos ante un 996 cualquiera. Comenzando por la pintura, el color gris Sport metalizado se combina con franjas gemelas que recorren el capó, techo y alerón trasero de cola de pato. En el lateral, podemos leer “Classic Club Coupe” embebido en una moldura natural de palo de hockey pintada en un gris Sport más claro y rematada con una línea en color azul Club. Sin embargo, las reminiscencias al pasado no acaban ahí, ya que en la zaga se puede contemplar el alerón de cola de pato, que hizo su primera aparición en el 911 RS 2.7, allá por 1972. Finalmente, tampoco podía faltar algún guiño a la competición, territorio en el que Porsche ha cosechado grandes éxitos durante toda su historia. Así, podemos ver un techo de doble burbuja, utilizado en los coches de carreras para que los pilotos más altos pudieran acomodarse con un casco dentro de los coches. Como se puede comprobar, el resultado es espectacular y sutil, muy al estilo Porsche.

¿Y de dónde llegó la inspiración para este 996 Classic Club Coupe? Del Porsche 911 Classic Sport de 2009, el cual fue una edición especial limitada a 250 unidades, que contaba con elementos retro de los Porsche de antaño como el techo de doble cúpula, un alerón de cola de pato o la pintura gris Sport Classic, elementos que se han incorporado a este “Project grey”. Además de, por supuesto, las icónicas e inconfundibles llantas Fuchs de los 911 “de toda la vida

En el aspecto interior también se han cuidado sus elementos hasta el más mínimo detalle. La tapicería de cuero negro combinada con la piel Alcántara de color gris Pizarra del techo y los pilares, dan la bienvenida a sus (afortunados) ocupantes y revelan lo especial de este 996. Aunque si esto no impresiona lo suficiente, la placa numerada del salpicadero nos indica que nos encontramos con la unidad 001/001. Más exclusividad, imposible. Los detalles continúan con diversas secciones del interior que cuentan con un estampado de Pepita de pata de gallo en dos tonos, a lo que se añaden costuras en contraste de color azul. Junto a todo el trabajo de tapicería, también se ha prestado atención a un cuadro de instrumentos personalizado y un sistema de infoentretenimiento que trae a este 996 hasta la época actual, con conectividad Apple car play, Android auto y radio por satélite. Todo ello en una pantalla de siete pulgadas muy bien integrada en el conjunto.

Y como se suele hacer, hemos dejado lo mejor para el final y es que el motor original de este 911 de 1998 algo descuidado y con cerca de 180.000 kilómetros, ha dejado paso al corazón del GT3 de aquella generación, es decir, un motor de 3.6 l y 381 CV. Junto a esta mejora, como es natural, se han aplicado las actualizaciones pertinentes al chasis, suspensión y frenos, en aras de poder ser tan efectivo en curva, como lo será en línea recta. Por su parte, todas las modificaciones que afectaban al rendimiento del vehículo fueron puestas a prueba por diversos equipos de desarrollo de la marca, utilizando un segundo coche con las mismas especificaciones. Por supuesto, la aerodinámica también fue ajustada en el túnel de viento.

Así culminó un proyecto de dos años y medio, que ha dado la vuelta al mundo entre su restauración, desarrollo y puesta a punto; se puede decir que Porsche ha sacado músculo en lo que a programa de personalización se refiere, mostrando una vez más el cariño que tiene hacia su legado con una creación que roza la perfección.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.