Mega “barn find” en el sur de Francia: 81 clásicos abandonados

Mega “barn find” en el sur de Francia: 81 clásicos abandonados

Desde una Citroën C15 hasta un Lamborghini Miura P400S


Tiempo de lectura: 5 min.

De vez en cuando nos encontramos con noticias de hallazgos bastante interesantes, como el caso de los 11 BMW Serie 5 (E34) abandonados en Bulgaria o el último Pontiac Trans Am que usó Steve McQueen en la gran pantalla. Pero el que traemos hoy es más interesante si cabe. Se han encontrado nada más y nada menos que 81 coches clásicos abandonados a su suerte en un almacén al sur de Francia, sin emplazamiento exacto confirmado.

Más de ocho decenas de coches han pasado décadas acumulando polvo entre maleza y óxido, en medio de un almacén donde la humedad y el paso de los años a hecho estragos sobre el frío metal de las carrocerías. Son 81 clásicos que van desde una humilde Citroën C15 hasta todo un Lamborghini Miura. Increíble, ¿verdad? Ahora, a través del eco originado por Interechères, la casa de subastas de Henri Adam en Tarbes (Francia) se ha hecho con todo el conjunto para empezar a venderlos, y hay auténticas joyas necesitadas del cariño y calor de un nuevo hogar.

A pesar del polvo, la maleza y el óxido, los coches se encuentran en un estado de conservación bastante aceptable

Pero, ¿qué sabemos de ellos? Pertenecían a Henry Ruggieri, un hombre descrito como un “comprador compulsivo”; mas no nos sorprende. Aparentemente, el señor Ruggieri nunca usó la mayoría de sus adquisiciones y, en lugar de guardarlos en un mismo lugar, resguardados, algunos de ellos han sido encontrados en el campo, escondidos bajo zarzas y olvidados entre la basura. Pero Henry no era estúpido. Para que sus máquinas no fuesen objeto de deseo de los amigos de lo ajeno, quitó un componente a cada uno de los coches.

Barn Find Francia 8

Porsche 356 Pre-A (1953)

Es por ello por lo que han permanecido allí hasta que el subastador Henri Adam fue llamado a finales del pasado año para evaluar cada coche y organizar su salida hacia un lugar mejor. Como los coches no estaban al completo, Adam descubrió gran cantidad de piezas de honrosa vejez, desde paneles de puertas hasta motores completos. Con la ayuda del experto en clásicos en el Tribunal de Apelaciones de París, Stephane Bonoron, el subastador comenzó a catalogar cada uno de los clásicos y de los componentes, tomar fotos, hacer estimaciones y, finalmente, ponerlo todo en venta.

El claro destacado del lote es el Lamborghini Miura P400S teñido de rojo con el interior de cuero marrón. Su carrocería luce sucia y padece alguna abolladura y rallón, además de algo de corrosión y una manija perdida, pero nada que no sea reparable con un fajo de billetes, tiempo y dedicación. Es la segunda de las cinco series del deportivo italiano, con un propulsor 3.9 V12 en posición central-trasera capaz de entregar 370 CV al eje posterior, 20 CV más que el P400 estándar. Esta la unidad número 118 de los 140 totales que salieron de fábrica entre 1969 y 1971.

Aunque no conocemos la localización exacta del hallazgo, la casa de subastas Interechères se ubica en Tarbes, una pequeña ciudad de los Altos Pirineos a no muchos kilómetros de la frontera con Navarra

A pesar su apariencia poco atractiva en las fotos ha sido vendido y adjudicado por 560.000 euros. En el odómetro tenía registrados 77.886 kilómetros, indicativo de que fue usado y disfrutado antes de ser abandonado, aunque probablemente no por el señor Ruggieri. Originalmente, este coche se compró en Bélgica y, en 1996, Ruggieri lo compró para ser, aparentemente, almacenado como el resto de sus compras. Como curiosidad, las tuercas que sostienen las ruedas no son las originales, sino que provienen de su eterno rival, Ferrari.

Barn Find Francia 10

Chevrolet Corvette C3

Y el Miura no es el único vehículo de orígenes italianos encontrado aquí. También hay modelos como un Autobianchi Bianchina 110FB de 1969, un Alfa Romeo 90 o un par de Lancia Flaminia. Si prefieres los clásicos germanos, tal vez te interese un rarísimo por su escasez Porsche 356 Pre-A de 1953, eso sí, con el motor de un 356B de 1959 y un golpe en la parte frontal izquierda. También hay coches del país de las oportunidades, como varios Lincoln Continental de segunda, cuarta y quinta generación; un Oldsmobile Toronado, un Packard Clipper, un Oldsmobile F-85 Cutlass o un Corvette C3 de los últimos años de vida comercial.

Como era de esperar, los modelos franceses tienen especial peso en la colección. Tenemos desde populares como el Citroën 2CV o C15, hasta piezas más exóticas como un Simca Coupé de Ville de 1955, un Rolland-Pilain B22 o un Hotchkiss Grégoire JAG Prototype. Este último es particularmente interesante: se registró por primera vez en 1947 (la marca francesa no compró los derechos hasta 1948) y se lanzó dos años después. Un estudio del certificado de registro informa que es, aparentemente, un “prototipo”.

Otro de los tesoros escondidos en el almacén es un Jaguar E-Type Coupé 3.8 de primera serie. Vendido en Francia en 1961 y adquirido por Ruggieri nueve años después, este dorado y estiloso deportivo luce 58.631 km en su odómetro. Le falta la consola central y el óxido ha hecho algo de mella, pero esta belleza de los años sesenta se pude vender fácilmente por más de 150.000 euros. Sacarlo de ahí por unas decenas de miles de euros puede ser un auténtico negocio para el futuro, además de regalar una nueva -y necesaria- vida al coupé británico.

Lo que más llama la atención del hallazgo es lo diversa que es, con coches que van desde superdeportivos como el Miura a otros más prosaicos como un Talbot Tagora, Renault 30 o Volkswagen Golf I, y vehículos con más de 100 años a sus espaldas como el Citroën 10 HP. Todos y cada uno de ellos se venden tal cual fueron encontrados, sin garantías de funcionamiento, pues ni siquiera se ha comprobado que arranquen.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.