McLaren 720S Le Mans, una edición limitada para conmemorar una victoria mítica

McLaren 720S Le Mans, una edición limitada para conmemorar una victoria mítica

Habrá 50 unidades para todo el mundo, de las que solo 16 llegarán a Europa a un precio de casi 285.000 euros


Tiempo de lectura: 5 min.

Las 24 Horas de Le Mans es una de las pruebas automovilísticas más duras, pero también más “románticas” de la historia de este deporte. Se comenzó a celebrar en 1923 y supuso una nueva interpretación de cómo debería ser una carrera de automóviles, pues en aquellos primeros años, las carreras se basaban en ser el más rápido a toda costa y con las 24 Horas de La Mans se comenzó a premiar otro tipo de atributos, como la resistencia. Actualmente puede parecer relativamente sencillo resistir durante largas horas en pista, lo podemos ver cada año con esta mítica prueba, pero en los albores del automóvil era una auténtica locura. Sobre todo con el concepto original de la prueba, que le daba la victoria a quien recorriera la mayor distancia posible en tres carreras de 24 horas, disputadas en tres años diferentes.

El misticismo de la prueba disputada en el asfalto del circuito de La Sarthe se fue forjando con cada edición de la carrera y con cada edición, más fabricantes y más aficionados acudían al circuito. Se comenzó a desarrollar grandes soluciones que espolearon la evolución de los vehículos de producción y gracias a las numerosas gestas logradas en esta prueba, marcas como Bugatti, Bentley o Alfa Romeo pueden presumir de la imagen deportiva y prestacional que tienen a día de hoy. Incluso Jaguar o Ferrari le deben a las 24 Horas de Le Mans parte de su fama.

De entre todas las historias que se han vivido en La Sarthe, muchas de ellas auténticas epopeyas, hay una que se recuerda con especial emoción, dado lo que se consiguió y el coche protagonista de la gesta. Hablamos de una victoria ocurrida en la edición de 1995, cuando un bólido basado en un coche “de producción”, fue capaz de vencer a todos los de la categoría prototipos y hacerse con la victoria general de las 24 Horas de Le Mans. El coche, como muchos seguro que ya sabréis, fue el McLaren F1 GTR. Victoria mítica que la propia compañía quiere recordar y homenajear, con la edición especial de su buque insignia, el McLaren 720S.

mclaren 720s le mans edition (4)

Edición limitada a 50 unidades con meros cambios estéticos

Aquella victoria llegó, concretamente, el 18 de junio de 1995, cuando el McLaren F1 GTR con el número 59 y pilotado por JJ Lehto, Yannick Dalmas y Masanori Sekiya, cruzaba la línea de meta en primera posición. Desde ese momento no se ha vuelto a repetir un logro semejante y han pasado ya un total de 25 años. Es cierto que los prototipos actuales son un espectáculo tecnológico (y económico), pero los deportivos de producción también han evolucionado de forma notoria, aunque no han podido con los LMP1. Quizá por eso veremos como en 2021 se pone en marcha una nueva categoría en el Mundial de Resistencia.

Dejando esto de lado y tomando la evolución de los deportivos como base para nuestra historia, nos encontramos con la desaparición del McLaren F1, sin que haya existido realmente un sustituto real. ¿Se puede considerar al McLaren P1 o al brutal McLaren Senna como sus herederos? Podría ser, pero actualmente el McLaren 720S representa el buque insignia de la compañía británica y ha sido el elegido para conmemorar esa victoria de hace un cuarto de siglo, con una edición especial y super limitada, que se centra básicamente en su aspecto y en el equipamiento. No en balde, el McLaren 720S ya es suficientemente especial y veloz por si necesidad de recurrir a modificaciones mecánicas de ningún tipo.

Así, bajo la denominación de McLaren 720S Le Mans, se han creado dos versiones que se diferencian por su color exterior; la primera de ellas luce una carrocería pintada en Sarthe Grey y la otra en McLaren Orange, ambas con la zona de los bajos y toda la trasera (desde los pilotos hacia abajo) en tono Ueno Grey. Es decir, una carrocería de color gris claro y bajos en gris algo más oscuro y la otra, en color naranja con los bajos igualmente en gris oscuro. También aparecen logos conmemorativos de aquella gesta y unas llantas de cinco anchos radios que recuerdan a las usadas por el McLaren F1 GTR nº 59 de 1995. Obviamente, la decoración está inspirada en esa mencionada unidad.

Sobre el techo se ha instalado una nueva toma de aire (funcional) y algunos elementos aerodinámicos se dejan con la fibra de carbono sin pintar.

Mucha Alcántara en el habitáculo y un motor V8 biturbo intacto

El habitáculo se queda intacto, sin cambios realmente notables. Hay mucha fibra de carbono, como la que da forma a los asientos o algunos elementos de la consola central. No obstante, es la Alcántara el material que domina toda la escena interior, recubriendo hasta el más mínimo rincón del habitáculo. Tapicería, por cierto, que según el acabado exterior de la carrocería, tendrá detalles en tono gris o en tono naranja. Alfombrillas y volante también añaden sus detalles específicos.

Respecto al apartado mecánico, todo sigue igual que en cualquier otro McLaren 720S. Es decir, colocado tras los asientos hay un V8 4.0 con dos turbos capaz de torturar las ruedas traseras con 720 CV. McLaren anuncia un 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y una velocidad máxima de 341 km/h.

Tan solo llegarán a Europa 16 unidades del McLaren 720S Le Mans, cada una de ellas a un precio de 284.771 euros. Los propietarios comenzarán a recibir sus especialisimos McLaren a partir de septiembre.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!