Mazda deja los MX-5 de primera generación (NA) como recién salidos del concesionario

Mazda deja los MX-5 de primera generación (NA) como recién salidos del concesionario

Los chicos de Hiroshima realizan una restauración completa, pero cuesta más que uno nuevo


Tiempo de lectura: 3 min.

Las divisiones de las compañías especializadas en la restauración de sus modelos más clásicos no son nada nuevo. Siempre hay quienes buscan darle una nueva vida a su antiguo coche, y qué mejor que hacerlo bajo el paraguas de la propia marca. Dicho esto, el Mazda MX-5 de primera generación (NA) ya se puede restaurar por un “módico” precio gracias al Servicio de Restauración Roadster NA.

En agosto de 2017 la casa de Hiroshima anunció que comenzaría un programa de restauración de fábrica para su famoso MX-5. A pesar de que las restauraciones solo están abiertas para aquellos vehículos ubicados en Japón que pertenezcan a la primera serie del icónico roadster, Mazda recibió más de 600 solicitudes antes de que siquiera acabase el año. En las imágenes se puede ver al primer producto terminado, y es una maravilla a pesar de la resolución de las fotos.

Mazda Engineering & Technology es el departamento de la empresa encargada de ejecutar la restauración, certificada por la TÜV Rheinland Japan (similar a la ITV española). Esta toma los modelos más gastados ​​y demacrados, y luego, como otros servicios de índole similar, los desmonta al completo para mejorarlos, aunque eso depende de cuánto estés dispuesto a invertir, pues la restauración será más o menos exhaustiva según lo que quieras pagar.

Mazda MX 5 restauracion (10)

El precio de partida arranca en unos nada desdeñable 2.500.000 yenes (impuestos incluidos), 21.200 euros al cambio actual. Por este dinero, nuestro MX-5 recibirá un nuevo capó, un nuevo portón del maletero, aletas y puertas, así como cualquier reparación menor que necesite la carrocería y una limpieza íntegra para que luzca reluciente. También se aprovecha el porte para montar un juego de faros de nueva factura, de limpiaparabrisas y una capota de lona.

Si nos metemos en una restauración del interior, habrá que desembolsar, como mínimo, 5.900 euros. Se incluyen asientos retapizados con el mullido reemplazado, nuevas alfombrillas y adornos del salpicadero sustituidos. En cuanto al apartado mecánico, se puede hacer una reconstrucción del bloque con nuevas piezas en de admisión, escape y sistema de refrigeración. La caja de cambios y el eje de transmisión también restauras se incluyen en la tarifa.

Cada coche que sale del servicio de restauración de la marca también recibe un renovado sistema de aire acondicionado y un juego de llantas de aleación originales de 14 pulgadas envueltos en neumáticos Bridgestone SF325. Los propietarios también podrán disfrutar de un año de garantía o 10.000 kilómetros por cada pieza nueva que haya sido puesta en el vehículo. Todo suena fantástico, hasta que echas cuentas.

Mazda MX 5 restauracion (3)

Por 3.400 euros más, los chicos de Mazda te montan una nueva suspensión y sistema de frenado

De forma resumida, si quieres que tu Mazda MX-5 de faros escamoteables luzca un aspecto estético y mecánico igualito a cuando fue presentado en 1989, puedes llegar a desembolsar 4.400.000 yenes o más, es decir, de 37.300 euros hacia arriba. Y no, el coche no viene incluido, lo tienes que llevar tú a las instalaciones de la compañía en Japón. Teniendo en cuenta que en un ejemplar nacional de época en buen estado se puede encontrar por debajo de 10.000 euros…

Y tampoco es que valga para cualquier MX-5 de primera generación, dado que, por el momento, el servicio de restauración de Mazda tan solo acepta a aquellos con el motor 1.6 de 115 CV. Los modelos equipados con el bloque de 1,8 litros aún tendrán que esperar para ser acogidos, pero vistos los buenos resultados es de esperar que sean admitidos más pronto que tarde. Si te parece excesivo, siempre te puedes hacer con un ejemplar nuevo por 25.520 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.