Menu

Pagan 36.500 euros por un Chevrolet Corvette ZR1 (C4) de 1991 a estrenar

Tan solo tiene 460 kilómetros y podría cotizarse aún más

Pagan 36.500 euros por un Chevrolet Corvette ZR1 (C4) de 1991 a estrenar

Si bien no es algo completamente imposible de encontrar, lo cierto es que es realmente difícil encontrar un Chevrolet Corvette ZR1 de cuarta generación (C4) prácticamente a estrenar. Sin embargo, este podría ser tu día de suerte si este viajero del tiempo es tu sueño. Este ejemplar apenas cuenta con 460 kilómetros en el odómetro y acaba de ser vendido por menos de 40.000 euros.

Cuando el Corvette C4 aterrizó en los concesionarios en 1991, ocurrió algo curioso: algunas personas los compraron pensando que serían valiosos clásicos en un futuro. Los estacionaron en un garaje y los sacaron de vez en cuando; luego jamás volvieron a ver la luz. Al mismo tiempo, otras personas los adquirieron para conducir los fines de semana e ir a las exhibiciones, pero mantenidos con esmero dentro de cuatro paredes el resto de los días.

Y esta unidad en concreto pertenece a este grupo de personas. Estamos hablando de un automóvil que nunca ha sido matriculado y que ha sido propiedad de un concesionario Chevrolet que lo ha mantenido en su colección privada desde entonces. Como resultado, este Corvette ZR1 aún se encuentra bajo la declaración de origen del fabricante (MSO) hasta que se venda al próximo propietario.

1991 Chevrolet Corvette ZR1 Exterior (4)

Con algo menos de 7.000 ejemplares vendidos en cinco años, el Corvette ZR1 (C4) fue un deportivo bastante exitoso

Pero lo más importante es aquello que reside bajo el capó: un V8 LT5. Es decir, un bloque de aluminio de 5,7 litros desarrollado junto con Lotus, capaz de entregar 380 CV y 501 Nm a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual ZF de seis velocidades. El Corvette ZR1 (C4) sigue siendo rápido casi tres décadas después, ya que cubre el sprint de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y puede alcanzar los 277 km/h de velocidad máxima.

El vendedor mencionaba que el vehículo acaba de recibir “un mantenimiento intenso” que incluye una limpieza para todo el sistema de suministro de combustible, electrónica revisada, cambio de aceite con el nuevo filtro y una batería de nueva factura, entre otros. Todo funciona correctamente, a excepción de dos altavoces que necesitan nuevos amplificadores Bose. Los neumáticos son originales, por lo que su nuevo dueño también debe reemplazarlos.

1991 Chevrolet Corvette ZR1 Interior (2)

Al ser el modelo cumbre de la gama Corvette en esa década, dispone un amplio equipamiento de fábrica. Eso se traduce en un techo desmontable de cristal, tapicería de piel de color negro y asientos ajustables eléctricos, aire acondicionado, sistema de control de crucero, ABS, airbag para el conductor, elevalunas eléctricos y cierre centralizado. El sistema de audio es el original, por lo que no dispone de lector de CDs, sino de cintas de casete.

Respecto al precio, los Chevrolet Corvette ZR1 (C4) han mejorado en los últimos años, pero están lejos del clásico valioso que algunas personas estaban dispuestas a especular a principios de la década de los 90. En 1991 se pagaba 58.995 dólares por este modelo, alrededor de 109.000 dólares de ahora (100.000 euros, aprox.). Este ejemplar ha sido adquirido por 40.000 dólares, 36.430 euros al cambio. Las matemáticas concluyen que no ha sido un buen negocio.

Al final acabará siendo un futuro clásico.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.