Lotus Evora GT410: ahora más gran turismo que nunca

Lotus Evora GT410: ahora más gran turismo que nunca

Pero sin mermar un ápice de su deportividad innata


Tiempo de lectura: 3 min.

El Lotus Evora lleva con nosotros desde el 2009, y como tal, ya empezamos a acostumbrarnos a ver numeras iteraciones cada cierto tiempo. ¿Cuántas versiones diferentes del primer gran turismo de Norfolk han salido hasta el momento? Incluso desde su restyling en 2015, hemos visto el modelo 400, el 400 Hethel Edition, el GT410 Sport, el GT430 y el GT430 Sport. Ahora en 2020 veremos la llegada del Lotus Evora GT410.

Cuando estás en el mercado de los deportivos premium, los atributos de “economía” y “valor”, generalmente, se ven afectados por los requisitos de “rendimiento”, “potencia” y “prestigio”. Pero Lotus ahora lo promete todo con su última versión del Evora. En comparación con el GT410 Sport existente (GT en América del Norte), el GT410 se anuncia como un coche destinado a una conducción más de diario, no tanto para sacarlo solo los fines de semana a una tanda de circuito.

Eso significa que sus amortiguadores se han suavizado, y se siguen sosteniendo sobre un juego de neumáticos Michelin Pilot Sport 4S, pero en lugar de contar con una especificación de verano se ha optado por una todo tiempo. El aire acondicionado es de serie, junto con los asientos deportivos Sparco y un sistema de infoentretenimiento con navegación y conexión con teléfonos iOS y Android. Para las maniobras de aparcamiento, tampoco falta una cámara de marcha atrás.

Lotus Evora GT410 2020 (2)

A pesar de contar con más de una década a sus espaldas, el Lotus Evora GT410 todavía luce como un deportivo relativamente moderno para los tiempos que corren

El aumento del aislamiento acústico, los reposabrazos integrados en los paneles de las puertas y los compartimentos de almacenamiento adicionales en la cabina también contribuyen a la comodidad y facilidad de uso de este modelo. Una luneta trasera revisada con un área de vidrio más grande también facilita la visión posterior desde el puesto de conducción del pequeño Lotus. Aunque la firma inglesa no lo haya mencionado, no sorprendería ver que pesa unos kilitos de más.

Bajo el capó del Lotus Evora GT410 nos encontramos con el mismo bloque V6 de 3,5 litros de origen Toyota. Con la ayuda de la sobrealimentación (mediante un compresor volumétrico) desarrolla 416 CV y 410 Nm. Hay una transmisión automática de seis velocidades disponible como extra opcional, pero si prefieres la configuración de tres pedales te llevarás un diferencial de tipo Torsen. La velocidad máxima también favorece el manual, con 298 km/h de punta.

Lotus Evora GT410 2020 (9)

Las actualizaciones anteriores se suman al alto nivel de equipamiento. Estos incluyen un techo, umbrales, compuerta trasera y retrovisores pintados en el color de la carrocería, pinzas de freno AP Racing rojas y llantas de aleación específicas bien plateadas o negras brillantes, de 19 pulgadas en la parte delantera y de 20 pulgadas en la parte trasera. En el habitáculo se incluye el control de crucero, asientos con calefacción y los sensores de estacionamiento traseros.

Descrito como “valor excepcional para el dinero”, la última revisión acaecida sobre el deportivo 2+2 de Hethel cuesta 82.900 libras esterlinas (cerca de 98.000 euros) o, dicho de otra manera, 3.000 libras (unos 3.550 euros) menos que el GT410 Sport. Eso sí, en Reino Unido, pues en España aún no se han publicado los precios. En Alemania, por ejemplo, parte desde los 99.900 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!