Los nuevos smart EQ se pueden compartir mediante una aplicación

Los nuevos smart EQ se pueden compartir mediante una aplicación

Este servicio se ofrece en otros países desde 2016


Tiempo de lectura: 2 min.

Los nuevos smart EQ ofrece, por primera vez en España, el servicio “ready to share”. Se trata de un equipamiento opcional que permite al propietario compartir el coche con otras personas de forma sencilla.

El automóvil se está transformando. Y no solo porque esté adoptando la tecnología eléctrica en detrimento del motor de combustión, sino porque la forma de usarlo también comienza a ser diferente. Por eso hay fabricantes que se están ofreciendo diversas soluciones más allá de vender únicamente sus coches.

Lo más en auge actualmente es el coche compartido, ya sea bien a través de empresas o bien compartiendo nuestro propio coche. Opción ésta última la elegida por smart, que se ofrece en otros países desde 2016 y que ahora llega a España por primera vez. Se comenzará a ofrecer con la nueva generación de smart eléctricos y consiste, básicamente, en una aplicación que se gestiona desde el teléfono móvil y permite compartir el coche con otras personas.

smart eq 2020 (2)

Hay que aclarar que no se trata de una opción para compartir con desconocidos, los usuarios deben ser previamente autorizados por el propietario del coche mediante una invitación para formar parte del grupo de usuarios. Hay dos opciones: grupo “viaje gratuito” y grupo “compartir costes”. En la primera opción, los usuarios pueden usar el coche sin que por ello tengan que asumir ningún tipo de coste, mientras que en la segunda opción tiene que abonar un coste por minuto, definido por el propietario.

smart es la primera compañía de automóviles que hace la conversión completa del combustible a la electricidad. Un cambio lógico, pues su parcela de mercado es principalmente urbana, donde los motores eléctricos ofrecen su mejor rendimiento actualmente. Ofrecen motores eléctricos desde el año 2007, las versiones EQ, que ahora se han quedado como única opción disponible.

Junto a la adopción de motores eléctricos, los smart también han cambiado muchas otras cosas. Ahora su diseño es muy distintivo, con un frontal con cierta personalidad y detalles de equipamiento donde destaca la conectividad.

Los nuevos smart EQ anuncian autonomías de hasta 133 kilómetros, gracias a unas baterías de iones de litio con 17,6 kWh de capacidad. Puede recargarse en 40 minutos del 20 hasta el 80% en tomas de 22 kW y si se opta por una toma de corriente convencional, el tiempo necesario sube a tres horas y media.

Estos nuevos smart eléctricos ya están a la venta y los precios difieren según carrocería. El smart EQ fortwo arranca en 24.450 euros, el smart EQ forfour tiene tarifas que empiezan en los 25.510 euros y el smart EQ fortwo cabrio hace lo propio en 27.465 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.