Koenigsegg lanza su primer motor eléctrico

Koenigsegg lanza su primer motor eléctrico

El Quark, como se ha denominado, promete ser una revolución en el campo de los motores eléctricos e impulsará a los híbridos y eléctricos de la marca sueca.


Tiempo de lectura: 3 min.

Koenigsegg es conocida por su innovación y el deseo de su creador, Chirstian von Koenigsegg, de fabricar la mayor parte de componentes por ellos mismos. Actualmente, la marca ha patentado un gran número de inventos, como el sistema de distribución freevalve que elimina el uso de árboles de levas en favor de actuadores individuales sobre cada válvula, permitiendo una flexibilidad de funcionamiento inigualable en un motor de combustión interna, o la fabricación de elementos huecos de fibra de carbono, que reduce en gran medida las inercias rotacionales.

Sin embargo, algo que se les resistía desde que comenzaron su incursión en la electrificación, era el tren motriz. Para el Regera, el cual supuso el primer híbrido de Koenigsegg, sus motores fueron fabricados por una compañía británica especializada en este tipo de motores, YASA, mientras que el sistema de baterías corría a cargo de Rimac, el fabricante de hiperdeportivos eléctricos croata.

Pues bien, ahora Koenigsegg ha cumplido otro hito en su historia: el desarrollo de su primer motor eléctrico propio. El motor en sí, presenta un principio de funcionamiento de flujo “raxial”, el cual combina las ventajas de los motores de flujo radial y axial (de ahí su nombre). Este motor se utilizará para los modelos híbridos enchufables de la marca, como el Gemera.

Motor electrico Koenigsegg raxial (3)

 

La unidad en cuestión, denominada Quark, promete unas cifras de potencia y par de 335 CV y 600 Nm respectivamente, con un peso de tan solo 30 kilogramos. Pero además, asociando dos de estos motores, obtenemos la unidad de potencia Terrier, la cual se empleará en los futuros coches eléctricos de la marca, y que con un peso de 84 kilogramos, producirá una potencia de 670 CV y un par de 1.100 Nm. La unidad es tan compacta, que Koenigsegg ha decidido presentarla comparándola con una lata de refresco de 330 mililitros.

Con el nuevo motor eléctrico Quark, se mejorará la respuesta desde parado del Koenigsegg Gemera, que junto con su motor de 2 litros y 600 CV tomando las riendas a altas velocidades, producirá un empuje constante hasta los 400 kilómetros por hora

El eje del motor fue construido con acero 300M, usado para aplicaciones de competición y aeroespaciales. En cuanto a la refrigeración, un aspecto clave en motores eléctricos de alto rendimiento, se optó por refrigeración directa por su mayor eficiencia y compacidad. El rotor, por su parte, se beneficia de la tecnología Aircore de fabricación de piezas huecas de fibra de carbono, como las propias llantas que fabrica Koenigsegg.

Motor electrico Koenigsegg raxial (4)

En palabras del jede de diseño de motores eléctricos de la marca sueca, Dragos-Mihai Postariu, “no solo hemos superado el reto de cumplir los requerimientos de la planta motriz del Gemera, sino que hemos superado la meta de hacerlo más ligero y pequeño que cualquiera de los motores eléctricos de su clase“.

El futuro, como ya sabemos, pertenece a la electrificación, por lo que las marcas se están apresurando a desarrollar motores cada vez más y más potentes, ya que en el campo de los motores eléctricos, el margen de mejora es muy amplio. La mayor ventaja que éstos presentan, es sin duda su elevada relación peso potencia. Además, el hecho de ser tan compactos, les permite colocarse muy abajo en el chasis y esto, redunda en un mejor centro de gravedad.

Por último, el hecho de poder contar con unidades de potencia que presentan un motor por cada rueda de un eje, elimina la necesidad de un diferencial, permitiendo realizar una vectorización del par electrónica que mande justo el par motor necesario a la rueda que mejor tracción tenga.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.