Innocenti C, un pequeño deportivo italiano diseñado por Tom Tjaarda

Innocenti C, un pequeño deportivo italiano diseñado por Tom Tjaarda

Sale a la venta una unidad de este apenas conocido modelo fabricado entre 1966 y 1968


Tiempo de lectura: 3 min.

Entre tanta subasta de ostentosos deportivos clásicos, carísimos prototipos de competición perfectamente conservados o inaccesibles unidades de míticos modelos, a veces es necesario relajarse visitando las subastas de automóviles más convencionales, pero no por ello menos interesantes. Para esta tarea, este Innocenti C nos parece candidato perfecto. Las pujas están abiertas actualmente en Collecting Cars para hacerse con una unidad de este relativamente desconocido pequeño deportivo italiano.

Las tres últimas palabras del párrafo anterior suponen una combinación perfecta para llamar la atención de cualquier amante del automóvil, aunque en este caso hay algo de truco. Y es que los 794 Innocenti C fabricados entre 1966 y 1968 no son más que un ejercicio de recarrozado realizado sobre el Austin Healy Sprite de la época. Pero qué ejercicio, sobre todo si tenemos en cuenta que su diseño corrió a cargo de Tom Tjaarda. Como parte del proceso, también se incrementó la anchura y la longitud de la carrocería original, para así ofrecer una mayor habitabilidad en su interior, especialmente en la banqueta trasera.

En realidad, el primer modelo de Innocenti en emplear esta estructura fue el Innocenti Spider, que fue todo un éxito de ventas tras su lanzamiento en 1961 y llegó a alcanzar una producción diaria de 13 unidades en 1962 para poder saciar tan elevada demanda. Tras un retroceso en sus ventas en los años siguientes, este Innocenti C le sucedió, con una denominación que hacía referencia a su condición de cupé, frente a la carrocería descapotable de su predecesor.

Aunque muy desconocida a día de hoy, Innocenti llegó a convertirse en su momento en el segundo fabricante con más ventas en Italia, solo por detrás de Fiat

Innocenti C (1966) 11

Por supuesto, en sus entrañas estaba situado el mismo motor de gasolina que se ofrecía bajo el capó del Austin Healy Sprite. Este propulsor de cuatro cilindros con 1,1 litros de capacidad y 58 CV de potencia máxima era una de las múltiples versiones desarrolladas a lo largo de décadas, denominado BMC —por British Motor Corporation, su fabricante—, que fue ampliamente utilizado por numerosísimos automóviles del momento.

Innocenti fue un fabricante italiano de escúteres y automóviles fundado en 1920 y que se mantuvo en activo hasta 1996. La mayor parte de sus productos, especialmente durante su última etapa de actividad, fueron automóviles de origen británico construidos bajo licencia, como es el caso del Innocenti Mini. De hecho, en 1972 fue adquirida por British Leyland, en un momento en el que las cifras de Innocenti solo sucumbían ante Fiat. Ahora bien, no duró demasiado en manos británicas, puesto que poco después fue Alejandro de Tomaso quien se hizo con el control de la empresa. Fiat la adquirió en 1990, solo seis años antes de que cesara su actividad.

La unidad que protagoniza este artículo está actualmente a la venta en Finlandia, concretamente en la localidad de Vantaa, y muestra tan solo 47.420 km recorridos en su odómetro. Tal y como podemos leer en su anuncio en Collecting Cars, ha sido cuidadosamente mantenido por su dueño actual, quien sustituyó recientemente su embrague y su bomba de frenos, además de haber realizado el cambio de aceite y filtro hace menos de 2.000 km. También ha sido repintado en estos últimos tiempos, por lo que su comprador se hará con un Innocenti C en perfecto estado de revista.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso