El Hispano Suiza Carmen Boulogne sale al aire libre

El Hispano Suiza Carmen Boulogne sale al aire libre

Nuevas imágenes y detalles del superdeportivo eléctrico español


Tiempo de lectura: 4 min.

El Hispano Suiza Carmen Boulogne rinde homenaje a los éxitos conseguidos en competición de la marca. El segundo modelo de la renacida compañía española es la variante más deportiva del Carmen, desarrollado y fabricado en Barcelona. ¿Qué puedes esperar de este superdeportivo? Ante todo, mucha tecnología, fibra de carbono a rebosar y artesanía por doquier. Hispano Suiza retiene por tanto sus raíces, apostando por el lujo y la tecnología de vanguardia.

El nombre de Boulogne se remonta a 1921, cuando Hispano Suiza compitió con una versión del H6 Coupé de alto rendimiento en la Copa George Boillot, una carrera de resistencia de más de tres horas y media en los alrededores de la ciudad francesa de Boulogne. Allí, el Hispano Suiza logró tres victorias consecutivas con los pilotos André Dubonnet (1921), Paul Bablot (1922) y Léonce Garnier (1923) a los mandos de modelos H6. Por aquello años, la empresa era una de las más importantes del sector automotriz, tanto a nivel civil como en competición.

El Carmen Boulogne cuenta con 820 kW (1.114 CV), lo que representa un incremento de 70 kW (95 CV) respecto al Hispano Suiza Carmen estándar. La velocidad máxima es de 290 km/h, y la aceleración desde 0 hasta los 100 km/h la puede ejecutar en 2,6 segundos. Asimismo, el peso en vacío es de 1.630 kilos, un ahorro de 60 kg frente al modelo base. Este aligeramiento ha sido posible optimizando elementos estructurales como la suspensión y los subchasis, algunas piezas fabricadas en CNC y un techo de fibra de carbono, entre otras muchas cosas.

Hispano Suiza Carmen Boulogne (6)

El Hispano Suiza Carmen fue diseñado por Francesc Arenas, inspirándose en el Dubonnet Xenia de 1938, un coche que creó el André Dubonnet sobre la base de un modelo J12

El Hispano Suiza Carmen Boulogne está impulsado por cuatro motores síncronos, dos en cada rueda trasera. El par de cada uno de ellos se controla a través de sistemas de vectorización desarrollados internamente con la experiencia obtenida en la Fórmula E. De 0 a 6.500 RPM, los propulsores son capaces de alcanzar un máximo de 1.600 Nm, lo que debería de ser suficiente para achicharrar los neumáticos. Por otro lado, la batería de polímero de iones de litio tiene una capacidad de 80 kWh que otorgan una autonomía de hasta 400 kilómetros.

Las baterías son diseñadas y producidas en casa, incluyendo un completo sistema de control de temperatura para asegurar que las celdas puedan operar de manera óptima. La capacidad de carga rápida es de “más de 80 kW”, requiriendo 30 minutos para cargar del 30 al 80 % a través de un cargador rápido CCS2. También cuenta con opciones de carga de tipo CHAdeMO y GB/T. Por último, pero no menos importante, es coeficiente aerodinámico de arrastre indica un Cx de 0,325, algo elevado si miramos a otros como un Nissan Leaf, marcando 0,27.

La carrocería entera es de fibra de carbono y se exhibe bajo un barniz transparente que enfatiza la elegancia y deportividad del modelo. Lleva los mismos faros semicirculares y el agresivo “ceño fruncido” de su hermano, pero se diferencia por su imponente parrilla de color cobre, un tono que comparte en otras partes del conjunto. El Carmen Boulogne es un modelo personalizable al completo, algo que hará el departamento “Unique Tailormade”. El interior se distingue por el uso de gamuza o Alcántara negra en el salpicadero y los paneles de las puertas.

El Hispano Suiza Carmen Boulogne tiene un precio que parte en 1,65 millones de euros, mientras que el proceso de fabricación de cada uno de ellos es completamente artesanal y requiere de la máxima precisión. Consecuentemente, una unidad necesita de 12 meses para gestarse. Las cinco que se construirán del Carmen Boulogne se unen por tanto a las 14 restantes del Carmen, para llegar al total de 19 unidades, con la primera de ellas lista para su entrega en 2022.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.