Menu

Ford Puma Titanium X, así es el tope de gama

Más equipamiento y estilo para el pequeño crossover

Ford Puma Titanium X, así es el tope de gama

Todavía no ha llegado al mercado y, como ocurrió con Mitsubishi y el Eclipse Cross, la reencarnación del Ford Puma en formato SUV está dando que hablar. El simpático coupé de los 90 deja paso a un SUV que, si bien no es feo, no tiene el carisma del coupé, aunque nunca fue un coche de tanto calado entre los aficionados como el Mitsubishi Eclipse. Peor será cuando se presente el Mach 1, pero esto ya es otra historia.

El nuevo B-SUV de Ford se presentó a comienzos de verano y con motivo del Salón del Automóvil de Frankfurt, recibe una nueva versión antes de su lanzamiento. Se posicionará como el tope de gama, más lujosa y elegante, hasta que llegue el acabado Vignale, si es que este modelo recibe dicha terminación.

Bajo la denominación de Ford Puma Titanium X, adopta un equipamiento más completo y detalles de diseño que buscan potenciar la elegancia más que la deportividad. Añade elementos cromados como el cerco de la calandra y de los faros antiniebla, al igual que en la zona baja de las puertas . El faldón delantero se pinta de color plateado, mismo tono que recibe el añadido del paragolpes posterior. Las llantas de 18 pulgadas de diseño específico viste la imagen lateral junto a los pasos de rueda, que de plástico negro.

Ford Puma Titanium X 6

Interesante es la solución de las fundas de los asientos extraíbles mediante un sistema de cremalleras, que permiten retirarlas y lavarlas y que supone una primicia en la marca americana (similar al sistema que ya estrenó en su momento en Renault Captur). Además, en opción se ofrecen fundas de diferentes tonalidades, dando la oportunidad de cambiar el aspecto del habitáculo cuando se quiera.

La lista de equipamiento incluye cosas como asientos con masaje lumbar, volante multifunción con símil de cuero, aplicaciones imitación a madera en el salpicadero y el sistema SYNC 3 de serie, compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Dicho sistema multimedia viene acompañado por un equipo de audio B&O con 10 altavoces y 575 vatios de potencia. Asímismo, integra el FordPass Connect, un sistema que informa sobre incidencias en la carretera en caso de no ser visibles.

En el apartado mecánico recibe tecnología EcoBoost Hybrid, que basa su funcionamiento en un sistema eléctrico de 48 voltios. Es, por tanto, un semihíbrido que parte del ya conocido 1.0 EcoBoost en versiones de 125 y 155 CV, siempre con cambio manual de seis relaciones, que incorpora el mencionado sistema eléctrico y un generador-arrancador por correa integrado (BISG).

Añade 50 Nm de par bajo demanda y ayuda a reducir los consumos hasta los 5,4 litros en el caso de la versión menos potente, o hasta los 5,6 litros para el más prestacional. Conseguirá el distintivo ECO de la DGT, pero no se libra del impuesto de matriculación al pasar de 5,3 l/100 km.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.