Menu

El Fisker Ocean llegará a los concesionarios en 2022

Y no solo a los de Estados Unidos, también a los de China y Europa

El Fisker Ocean llegará a los concesionarios en 2022

En marzo de 2019, Henrik Fisker, CEO de Fisker Inc., anunció que la compañía construiría un SUV eléctrico de tamaño compacto (para los estándares norteamericanos) que prometía una autonomía de, al menos, 300 millas (483 km). Pero nadie realmente le tomó en serio, dada su propensión a comprometerse demasiado y entregar poco. Hasta ahora, porque el Fisker Ocean ya es una realidad y llegará al mercado en 2022.

Intentar no cometer errores; de eso se trata de la vida. Fisker ha diseñado algunos de los coches más bonitos que hayamos visto (BMW Z8, Aston Martin DB9 y Artega GT, por ejemplo), incluyendo el Karma, que no llegó a despegar. Esta vez, sin embargo, Fisker ha cumplido su palabra y ha revelado su primer SUV eléctrico en el Consumer Electronics Show (CES) 2020. La idea del Fisker Ocean es ofrecer los suficientes argumentos para enfrentarse a sus feroces competidores.

De acuerdo con la compañía, el Fisker Ocean se ofrecerá tanto en formato de tracción trasera como a las cuatro ruedas, con una batería de 80 kWh capaz de entregar entre 400 y 500 kilómetros de autonomía (250-300 millas) y un 0 a 100 km/h en 2,9 segundos. La carga, que se llevará a cabo a alta velocidad, puede ejecutarse en los puntos de venta de Electrify America, y Fisker dice que su solución CCS permitirá restaurar 320 km (200 millas) en apenas 30 minutos.

2022 Fisker Ocean (6)

Aunque el Fisker Karma haya renacido como Karma Revero, el primero fue obra de Fisker Automotive y el segundo de Karma Automotive, que nada tiene que ver una con la otra

El interior es, supuestamente, 100 % vegano. Fisker afirma haber usado una gran cantidad de materiales reciclados que fue recolectada de playas y océanos; de ahí el nombre de Ocean. Para las alfombrillas se empleará nylon hecho con desechos de redes de pesca abandonadas, habrá superficies de poliuretano de policarbonato reforzado, material de gamuza ecológica para el salpicadero, paneles de puertas y otros lugares de la cabina o caucho reutilizado.

Además, el coche presenta un “modo California” que baja todas las ventanillas (incluida la luneta posterior) con solo tocar un botón. En la revelación en el estado de Nevada, Fisker también mostró una configuración de karaoke similar a la que Tesla actualizó recientemente en el software de su sistema de infoentretenimiento. Para aumentar la autonomía, el techo es un panel solar que puede aportar hasta 1.600 km de autonomía anuales.

Henrik Fisker también quiere apuntar al terreno de las berlinas eléctricas de alto rendimiento con el EMotion, aunque ha sido retrasado “indefinidamente” por el desarrollo de sus baterías de estado sólido

Siguiendo un modelo de negocio promovido por Tesla, Fisker muestra primero a las personas el vehículo con la esperanza de obtener suficientes depósitos e inversiones para comenzar la producción. Inicialmente, Fisker anunció un modelo de arrendamiento con todo incluido, pero ahora también ha añadido una opción de compra completa. En Estados Unidos, los clientes deben pagar 250 dólares de reserva por la opción de compra completa o un programa flexible.

Para aquellos que desean tomar la propiedad total del vehículo, los precios comenzarán en 37.499 (33.680 euros) o 29.999 dólares (26.950 euros) después de aplicar el crédito fiscal federal disponible de 7.500 dólares (6.740 euros). Es un precio muy competitivo, pero el modelo de arrendamiento flexible es aún más atractivo. Con un precio sensiblemente inferior al del Tesla Model Y en su mercado local, cuando llegue a España podría costar cerca de 50.000 euros.

2022 Fisker Ocean (14)

Los conductores podrán ponerse al volante del Fisker Ocean desde 379 dólares (340 euros) al mes, con 2.999 dólares (2.700 euros) de anticipo antes de la entrega en 2022. Para los clientes aprobados, Fisker también ofrecerá una opción de “0 dólares de descuento” a través de un pago inicial de 2.999 dólares financiado. Curiosamente, se puede devolver el vehículo en un mes, ocho meses, 22 meses o varios años. El kilometraje incluido es de 30.000 millas (48.280 km) por año.

La fabricación del Fisker Ocean comenzará a finales de 2021, con una producción continuada a partir del siguiente año. Pero la compañía aún no ha revelado dónde construirá su nuevo SUV de entrada al mercado y, en relación, cuánto cobrará según el destino, dónde obtendrá baterías o dónde encontrará clientes para el más de un millón de vehículos que quiere construir según los acuerdos de fabricación en Estados Unidos, Europa y China desde 2022 hasta 2027.

Ese es un objetivo ambicioso. De hecho, ni Tesla consiguió hacerlo en sus primeros años, pero la empresa confía en su capacidad para alcanzarlo. Conoceremos más detalles de Fisker Ocean durante el Salón del Automóvil de Ginebra de 2020. Al Ford Mustang Mach-E y al Tesla Model Y les acaba de salir un nuevo rival que apostará fuerte. Esperemos que no acabe todo, de nuevo, en un mero puf de habladuría y promesas incumplidas.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.