El primer autobús autónomo de España ya está circulando

El primer autobús autónomo de España ya está circulando

En su primer día fue alcanzado por un turismo con humano al volante


Tiempo de lectura: 3 min.

El ruido de la política nos aleja en ocasiones de noticias de perfil menor que tienen en el tiempo una mayor importancia. Es el caso de la puesta en servicio del primer autobús autónomo (*) en España, sin conductor, una vez finalizada la fase de pruebas. Circula por el campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Dicha puesta en servicio ha recopilado más titulares por haber sufrido un accidente en el primer día de operación, y el vehículo y su inteligencia artificial son inocentes. Una vez más, el factor humano ha estado detrás, como en otros tantos accidentes -leves en su mayoría- en los que dicho factor explica el accidente, no la máquina.

Algunos titulares han buscado la espectacularidad y el clic fácil, pero en espíritu RACER hemos preferido abstenernos. Lo cierto es que se trató de una simple colisión por alcance, muy leve, porque el vehículo precedente no frenó a tiempo. Es un Hyundai i30 de primera generación, sin automatismos para frenado automático más allá del conductor humano:

Como se puede apreciar en el vídeo aportado por Alsa, la empresa operadora del minibus Easy Mile EZ10, la detención del vehículo fue correcta y suave, y como dictan las normas en este tipo de colisiones, la culpa es del que impacta, no del impactado. Y hasta aquí llega la anécdota, volvamos al hecho noticioso en sí.

Este vehículo, sin conductor y totalmente eléctrico, puede llevar hasta a 12 personas por una línea que conecta distintos puntos del campus de Cantoblanco, gestionada por el Consorcio Regional de Transportes de Madrid. En el proyecto también han colaborado la DGT y la propia UAM. Y obviamente Easy Mile, que ya tiene varias unidades del mismo modelo prestando servicio en el mundo.

Para facilitar la autonomía del vehículo, está marcada una línea verde en la ruta que este va siguiendo. Es capaz de detenerse automáticamente en los cruces y en los pasos de cebra. Es un recorrido pequeño, 3,7 kilómetros y siete paradas, pero hay que recordar que el primer vuelo de los hermanos Wright no fue transatlántico, sino de unas decenas de metros. Se toma su tiempo, circula a 20 km/h.

En una fase inicial, ya no hablaremos de vehículos autónomos en recorridos hechos a su medida y sin personas involucradas; los empezaremos a ver en el día a día en pequeñas rutas donde las variables y factores imprevistos están mucho más controlados (*). Así, hasta el día en que ya no hagan falta más conductores humanos.

El minibus EZ10 puede prestar servicio de forma ininterrumpida de 7:15 a 15:15, sin descanso, mientras disponga de carga suficiente en sus baterías. Es otro pequeño hito en la historia de la conducción autónoma en España, casi dos años después del primer recorrido por vías abiertas al tráfico de unos vehículos autónomos de PSA (eso sí, con conductores listos para tomar el volante) de Vigo a Madrid, unos 600 km, y cuatro años después de las pruebas de un vehículo similar en San Sebastián con operario a bordo por si las moscas.

Para poder moverse por su recorrido dispone de múltiples sensores: cámaras de vídeo, Lidar y GPS. Su unidad de procesamiento se ve complementada por un odómetro, posicionamiento cinemático en tiempo real (RTK) y una unidad de medida inercial (IMU) para controlarlo en tres dimensiones. El placer de la conducción parece totalmente prescindible en un servicio rutinario como este, y no debería ser percibido precisamente como un retroceso.

NOTA: De acuerdo al fabricante, Easy Mile, es una autonomía de nivel 4, que significa que no requiere intervención humana en un recorrido ya conocido con anterioridad.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.