El Peugeot 806, un buen día como hoy, compitió en SPA-Francorchamps

El Peugeot 806, un buen día como hoy, compitió en SPA-Francorchamps

Este monovolumen participó en las 24 horas del circuito sin ni si quiera ser reconocido como superturismo


Tiempo de lectura: 3 min.

Los años 90 fueron una época dorada para el monovolumen, antes de que la explosión de los SUV arramplase con todo. El target de estos vehículos eran las familias que buscaban la comodidad de un coche que se centrase en lo funcional, pero Peugeot no se quiso contentar con eso y buscó lo que tan buena respuesta daba la comercialización por aquel entonces: la puesta en competición. Así fue como un monovolumen, el Peugeot 806, formó parte de los 46 coches que compitieron en el 24 horas de Francorchamps el 30 de julio de 1995.

Más allá de las “transformaciones” en suspensiones y tren de rodaje, la concepción se basó mayoritariamente en las bases del Peugeot 405 Turbo 16, que participó en el Campeonato Mundial de Rally, en el Rally Dakar (que ganó en 1987 y 1988) e incluso en la carrera de montaña de Pikes Peak. Su innovación mecánica hizo que tanto prensa como público lo calificase en esa época como el mejor automóvil de carreras de clase B. Su motor llegaba a los 550 CV. Pero volvamos a nuestro monovolumen.

Al igual que Volvo quiso volver a competir en 1994 con una “ranchera” conocida como 850 Estate BTCC, Peugeot Bélgica y Kronos Racing (artífice del proyecto y constructor del coche) apostaron por obtener un puesto con un monovolumen que salió desde la duodécima posición con el dorsal 86. Desde que empezó la fiebre de los GT1 en las competiciones europeas Peugeot no había vuelto a competir, siendo el Peugeot 905 el último en ser visto en un circuito.

Peugeot 806 estandar

El Peugeot 806 al natural no tiene mucho espíritu RACER que digamos

Pero Peugeot no lo tuvo fácil para volver a participar con su nueva apuesta, el Peugeot 806. Cuando la marca presentó el proyecto de competición tuvieron que sortear más de un obstáculo ante sus detractores, que señalaban su elevado centro de gravedad, la carrocería no muy recomendable que tenía integrada y, en resumidas cuentas, la peligrosidad de meter un monovolumen de siete plazas (retiradas, claro) en una carrera de ese tipo. Lo más común es ver berlinas y hatchbacks medianos o compactos.

Su versión de calle también es conocida como Eurovan, fabricada por Sevel Nord, con sede en Francia. También se vendieron como Citroën Evasion o Lancia Zeta

Finalmente, el máximo organismo de los deportes del motor de Bélgica (RACB) aprobó la inclusión del Peugeot 806 en la segunda división de Procar, la competición nacional que más se ajustaba al modelo de serie. En el 24 horas, los conductores que estuvieron al mando del volante fueron los belgas Eric Bachelart (que ya había ganado con el 406), Philippe Verelleny y Pascal Witmeur. Ellos tres estuvieron compitiendo hasta la duodécima hora, hasta que les reemplazaron Van de Wauwer-Boillot-Caiellet y ganaron en la categoría de EcoTech con el Peugeot 308 Turbodiesel.

La carrera terminó para el monovolumen de Peugeot después de experimentar un par fallos en el equipo de frenos al principio de la carrera y con la bomba de aceite algo más tarde. Transcurrido más de la mitad del evento, su motor 306 Maxi se detuvo por completo por culpa de la alta tensión del chasis y varios fallos que continuaron haciendo mella en el coche. La potencia que tenía el coche llegaba a los 300 CV y las suspensiones y frenos del 406 superturismo, que se presentó el mismo año que se conducía el 806 en SPA-Francorchamps.

Que un vehículo con estas características se viera en una competición así fueron clave para que el público se sintiera aún más cercano a la marca. Aunque aquella “locura” saliera mal ese 30 de julio (y a pesar de ser sorprendentemente rápido, al contrario que duradero), el 806 no era más que un instrumento de marketing, pues al fin y al cabo los asistentes en Francorchamps estaban viendo un coche como el suyo disputar un campeonato oficial, al menos por fuera.

COMPARTE
Sobre mí

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.