El negocio de los vehículos blindados hace su agosto en México

El negocio de los vehículos blindados hace su agosto en México

Grandes ganancias basadas en la sangre y el sufrimiento de los demás


Tiempo de lectura: 4 min.

De las grandes tragedias siempre hay personas que se enriquecen. En el país norteamericano de México sufren a diario la violencia de los grandes cárteles del crimen organizado, tales como el de Sinaloa o el de los Zetas. Están a la orden del día asesinatos de altos cargos políticos, militares, policías, empresarios o miembros de las distintas bandas criminales rivales entre sí.

El mercado de blindaje de automóviles en este país empezó a crecer en los 90, y desgraciadamente no ha dejado de hacerlo hasta el día de hoy, donde se ha alcanzado el máximo histórico desde el año 2012. El año 2017 obtuvo del dudoso honor de ser el peor año en lo referido en violencia criminal con una media de 70 asesinatos diarios, lo que contabiliza un total de ¡25.339 victimas!, convirtiéndose en el periodo más sangriento del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Se rebasaron en un 13% las cifras de 2011, en pleno clímax de la “guerra contra el narcotráfico” y que era una especie de cruzada contra los cárteles de la droga iniciada por el entonces presidente Felipe Calderón en 2006. Fue un año terriblemente letal para México, con 22.409 víctimas de asesinato. En el año 2017 la tasa oficial de homicidios estaba en 20,5 por cada 100.000 habitantes, mientras que la real se supone en 24 casos por cada 100.000 habitantes. En cabeza de este lamentable ranking están Venezuela, Brasil y Colombia, con unas tasas de 57 casos, 27 y 27 cada 100.000 habitantes, respectivamente.

Todos estos alarmantes datos han hecho que los servicios de blindaje de automóviles aumentasen un 10% hasta alcanzar las 3.284 unidades, según la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA)

El 70% de los blindajes hechos en México han sido de nivel 3, es decir, refuerzos con estructuras de acero de 3 mm de grosor, ventanas blindadas de 21 mm y un refuerzo del suelo del vehículo con una fibra de polietileno llamada “Dyneema”, garantizada de por vida. Este blindaje eleva el peso en 280 kg con un costo entre 30.000 y 36.000 euros, ofrece protección adecuada contra “delincuencia urbana” (calibres de menos de 40 mm). Así florecen empresas como Uber o Cabify -cuyos nombres nos suenan mucho-, que ofrecen camionetas con este nivel de blindaje y otros sistemas de seguridad añadidos para quien pueda pagarlos.

Vehículos con este nivel son utilizados por la mayoría de empresarios, altos funcionarios del Gobierno y ejecutivos -para proteger también a sus familias-. El 30% restante utilizan blindaje de nivel 5, con refuerzos de acero de 9,7 mm y cristales de hasta 42 mm de grosor, engordando el peso hasta 1.200 kg, y sus precios oscilan entre 65.000 y 74.000 euros. Los neumáticos también están preparados para los posibles balazos, integrando entre sus componentes un polímero que permiten rodar hasta 70 km sin dañar las llantas en el caso de ser “tocados” por estos proyectiles; en otras palabras, tecnología RunFlat.

Estos blindajes se hacen en vehículos para altos funcionarios de Gobierno federal en México DF y de algunos estados con altísimo índice de criminalidad como Guerrero (2.318 asesinatos), Baja California (2.092 asesinatos) o Estado de México (2.041 asesinatos); son datos oficiales correspondientes al año 2017. Como comparativa podemos decir que en España se cometieron 308 asesinatos -técnicamente homicidios dolosos y asesinatos consumados- en todo el año 2017, frente a 294 el año anterior, según fuentes del Ministerio del Interior. La población española es tres veces inferior.

Blindaje en México

Es tal la importancia del fenómeno, que una empresa como Audi ha comenzado a blindar sus vehículos en la propia línea de ensamblaje en su factoría de la ciudad mexicana de Puebla, concretamente del modelo Q5, para venderlos en el mercado local y en Argentina y Brasil. El nivel de blindaje tiene certificación VR4. Lo mismo han hecho BMW, Jeep y Mercedes-Benz. En México se blindaron 3.284 unidades, aunque la palma se la lleva Brasil, con más de 15.000. Los pioneros en esta industria fueron los colombianos a raíz del secuestro del expresidente Andrés Pastrana el 18 de enero de 1988 por los hombres de Pablo Escobar.

En Europa también se ofrecen versiones blindadas de fábrica en los modelos de gama más alta con el apellido “Security”

Como siempre las desgracias de unos se convierten en suculentos negocios para otros. Qué triste realidad…

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!