Menu

El Lotus Esprit submarino de James Bond esconde una historia muy interesante

Se compró por 100 dólares y se vendió por casi un millón

El Lotus Esprit submarino de James Bond esconde una historia muy interesante

Uno de los personajes de Hollywood que más automóviles especiales ha conducido ha sido el famoso agente secreto 007, James Bond. Cabe destacar que por lo general, siempre han sido modelos de origen británico a excepción de unos alemanes descapotables como el Z3 y el Z8.

De todos esos modelos británicos y que no han lucido el sello de Aston Martin, hay uno especialmente interesante y bastante famoso por una escena en la que se sumerge bajo el mar y se convierte en un pequeño submarino. Se trata de un Lotus Esprit que apareció en la versión de «La espía que me amó» de 1977.

Como ocurre en muchas ocasiones, el coche desapareció y no se volvió a saber de él hasta hace relativamente poco, cuando salió a subasta en 2013 y un comprador anónimo pagó 997.000 dólares por él, unos 897.997 euros.

lotus submarine (3)

El coche volvió a salir a escena cuando Elon Musk comentó, durante la presentación del Tesla Cybertruck, que se habían inspirado parcialmente en el mencionado Lotus Esprit de James Bond. Tras esto, CNBC (propiedad de la NBC), investigó un poco sobre el caso y descubrió cosas muy interesantes.

Durante la grabación de «La espía que me amó» se emplearon un total de ocho unidades del Lotus Esprit, de los cuales, solo uno de ellos se usó para las escenas submarinas. Una unidad que apareció en 1989 en un almacén en Estados Unidos, después que un pareja de Long Island lo comprara por 100 dólares, solo 90 euros, en una subasta.

Lo más llamativo de esa subasta es que se hizo a ciegas. En Estados Unidos suelen subastar los almacenes abandonados o que no están al día del pago del alquiler, sin que nadie pueda ver su interior. Ni siquiera el vendedor. Cuando abrieron la puerta de ese almacén subastado, se encontraron con el Lotus Esprit de Bond.

lotus submarine (2)

Puede parecer que les tocó la lotería, como se suele decir, pero por lo visto, la pareja no había visto ni una sola película de James Bond y no tenían ni la menor idea de lo que estaban llevándose a casa. Se enteraron cuando, de camino a casa en un remolque, varios camioneros contactaron a través de la radio para hablar sobre el coche que se transportaba y lo especial que era.

Una información que le vino muy bien a la pareja, que lo restauró estéticamente y lo mostró en diversas exhibiciones. En 2013 lo pusieron en subasta y un comprador anónimo pagó casi un millón de dólares por quedarselo. Comprador que, parecer ser, era el señor Elon Musk quien es el actual propietario de este especialísimo ejemplar.

El propio Elon Musk comentó en una entrevista a Jalopnik que se decepcionó un poco cuando vio que realmente, el coche no podía transformarse, pero que le instalaría un motor de Tesla y que intentaría que se transformara de verdad.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.