El Ferrari SP51 es la última creación exclusiva del Centro Stile Ferrari

El Ferrari SP51 es la última creación exclusiva del Centro Stile Ferrari

Creado a solicitud de un coleccionista taiwanés sobre la base de un Ferrari 812 GTS


Tiempo de lectura: 4 min.

¿Acaso un Ferrari no es de por sí ya suficientemente exclusivo? En determinados entornos, la respuesta a esta pregunta es un rotundo no. Y, cuando uno es cliente de la marca italiana y cuenta con el dinero suficiente, acude al Centro Stile Ferrari para solicitar una versión única, un one-off, fabricado a capricho para el comprador en cuestión.

La última de estas creaciones especiales e irrepetibles es el Ferrari SP51, presentado en estos días por el fabricante con sede en Maranello. Ha sido fabricado sobre la base del Ferrari 812 GTS, de quien toma tanto chasis como mecánica, para un coleccionista taiwanés que ya cuenta con varias unidades de Ferrari en su poder.

Se trata de un roadster con motor delantero, concretamente el V12 atmosférico conocido, de 6.500 cc de capacidad, con 800 CV de potencia máxima a 8.500 revoluciones por minuto y 718 Nm de par máximo a 7.000 rpm.

Este modelo único de la casa del cavallino rampante ha sido encargado por un afamado coleccionista de Ferrari natural de Taiwán

Ferrari SP51 04

Sin embargo, no es esta la parte del vehículo más interesante, puesto que permanece invariada respecto del vehículo de origen. Cuando el departamento de diseño de Ferrari, dirigido por Flavio Manzoni, pone sus manos sobre uno de sus modelos para dar lugar a una de estas versiones especiales, la atención debe centrarse, sobre todo, en el aspecto del vehículo.

En este caso, respecto del Ferrari 812 GTS que le sirve de base, se modifican todos los paneles de la carrocería, que cuenta con líneas más suaves que las de aquel. Se ha llevado a cabo un intenso trabajo de desarrollo, tanto a través de simulaciones CFD –análisis computacional de dinámica de fluidos–, como mediante el uso de horas de túnel de viento, para dar lugar a este roadster de líneas armónicas y que, según la marca, ofrece el mismo confort acústico y de marcha que el modelo original con techo.

Los cambios más significativos pueden observarse en las ópticas delanteras, que han sido rediseñadas por completo, así como en las llantas, también específicas del modelo. Estas cuentan con unos aletines de fibra de carbono en todos sus radios, un material que abunda en otras partes de la carrocería. Como por ejemplo en las dos tomas de aire integradas en las dos jorobas situadas tras el habitáculo. Estas sirven además de soporte para una viga situada transversalmente en este punto, también en fibra de carbono, que retrotrae a los modelos con techo tipo targa y permite, a la vez, integrar la estructura antivuelco de forma elegante. Ferrari afirma que se trata de un guiño a sus prototipos de competición de los años sesenta del siglo pasado.

Combina una arquitectura tan a la orden del día como la del Ferrari 812 GTS, al tiempo que en su estética concede guiños a los prototipos de Ferrari para las carreras en los años sesenta del siglo pasado, o al Ferrari 410 S de 1955, con la inclusión de los colores azul y blanco en la pintura de su carrocería

Ferrari SP51 09

También hay fibra de carbono sobre el capó rediseñado, para integrar las dos tomas de aire situadas sobre este panel de la carrocería. El color en el que está pintada toda ella es también específico de este modelo. Denominado Rosso Passionale, es resultado de un acabado en tres capas. Destaca el cordón en azul con bordes blancos que recorre la superficie del vehículo longitudinalmente en su parte central. No solo sobre la carrocería, sino que se extiende también por el interior, ofreciendo una interesante línea de continuidad entre el exterior y el habitáculo. De este modo, el Ferrari SP51 homenajea al Ferrari 410 S de 1955.

En el interior, la mayor parte del habitáculo está cubierto por tejido Alcantara en el mismo color rojo de la carrocería, y cuenta con detalles también en azul y blanco. En algunas zonas, como los paneles de las puertas o la parte inferior del salpicadero, llaman la atención inserciones en color azul, encargadas al proveedor de materiales textiles de origen danés Kvadrat, con amplia experiencia trabajando con la marca italiana. Estas se complementan con costuras en forma de equis y en color blanco, para dar continuidad, como decimos, a la decoración exterior.

Y, al mismo tiempo, si realizamos un pequeño ejercicio de vexilología sobre esta combinación de rojo, blanco y azul de nuestro protagonista, podemos sospechar que el propietario taiwanés de este Ferrari SP51 se sentirá orgulloso de contar con un modelo que ya no es solo único y exclusivo, sino que es también representativo de los colores de su bandera nacional.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.