El Dodge Viper de Carroll Shelby sale por primera vez a la venta

El Dodge Viper de Carroll Shelby sale por primera vez a la venta

Lo subastará Mecum y se espera que supere los 90.000 euros


Tiempo de lectura: 3 min.

Nadie duda que el Dodge Viper es un coche muy especial y realmente espectacular. Que sea más o menos rápido, fácil de conducir o que tenga un consumo de locos, son cosas a parte. En cuanto a estética y ficha técnica, el Dodge Viper es un coche digno del garaje de cualquier aficionado a los coches deportivos y por supuesto, digno ocupante de una plaza en el hipotético garaje de espíritu RACER.

Pero la unidad que acaba de salir a la venta, suma más interés al modelo, pues se trata de un coche único creado y firmado por un personaje más único todavía: Carrol Shelby. Y no es ninguna locura que Shelby haya creado su particular visión de la Víbora yankee, todo el que conozca la historia del modelo norteamericano lo sabe. Shelby participó en el desarrollo del Viper a finales de los 80, no en balde, el objetivo que se pusieron en la marca, con Bob Lutz como director del Grupo Chrysler y Toma Gale como jefe de departamento de diseño en aquellos años.

Cuando se inició el desarrollo del Dodge Viper, se tenía la intención de recuperar el espíritu del Shelby Cobra, un roadster biplaza de ligera carrocería y enorme motor V8. Luego, durante su creación, las cosas cambiaron y Lamborghini creó un V10 de ocho litros, pero se logró mantener el peso eliminando cosas como las cerraduras, el aire acondicionado o incluso las ventanillas laterales.

dodge viper gts cs (5)

Al final, el Dodge Viper se convirtió en uno de los coches más radicales y deportivos del Nuevo Mundo, el cual tuvo una saga muy exitosa y con bastantes récords mundiales. Pero lo que no tuvo fue una versión en honor a Shelby, aunque sí la había en los planes iniciales. El coche que nos ocupa es esa versión que nunca llegó a las calles, pues su desarrollo comenzó cuando la salud de Carroll empeoró y por tanto, se detuvo el proyecto.

Según parece, cuando se puso en marcha la creación del Dodge Viper GTS, la variante coupé del modelo (originalmente era un roadster), se tenía intención de lanzar un total de 50 unidades de Viper Carrol Shelby, 25 con carrocería coupé y otros 25 con carrocerías roadster. En el desarrollo también colaboró Fitzgerald Motorsport y se aplicaron algunos cambios que se pueden apreciar en las imágenes, mientras otros afectan a temas técnicos.

El motor, el enorme V10 8.0, tenía una nueva gestión electrónica que permitía pasar de 450 a 480 CV. Las llantas son específicas, con 18 pulgadas y acabado dorado en su centro, mientras que el habitáculo se tapizó en color rojo con algunos contrastes en dorado. La firma de Carroll aparece en algunos lugares del interior e incluso cuenta con numeración frente al copiloto donde se indica “1 of 25” (1 de 25).

Se ha mantenido en la misma colección durante décadas y su estado es excepcional. Cuenta con un historial completísimo y es la primera vez que sale a la venta. Se espera que supere con creces los 89.900 dólares con el que saldrá a subasta (75.170 euros).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.