Menu

Duelo de titanes: Dodge Challenger SRT Demon vs Ford GT

Dos formas de entender las altas prestaciones, enfrentados en una carrera de media milla

Featured Video Play Icon

Dragtimes está de vuelta con un nuevo vídeo, y este último es uno interesante. Como no podía ser de otra manera, se trata de un pequeño filme de poco más de 11 minutos mostrando una de esas carreras que tanto gustan al otro lado del charco. Para aquellos que no conozcan el canal, básicamente se puede resumir en un espacio donde coches muy caros y muy potentes corren entre sí en línea recta y muchos de ellos son aún más rápidos gracias a las modificaciones de alto rendimiento que equipan. Aquí todo se basa en aceleración.

Y digo interesante no porque la carrera incluya un Ford GT y un Dodge Challenger SRT Demon, ni porque los dos vayan vestidos de Amarillo Piolín™. Sí, hay un claro ganador al final de la carrera, pero las velocidades que alcanzan ambos son sorprendentemente cercanas entre sí, considerando las diferentes categorías en las que se mueven. Por un lado, un deportivo de motor central con mucha fibra de carbono y, por otro, un muscle car a la vieja usanza, con mucho acero y un gran V8 bajo el capó.

También es una buena carrera porque la acción se lleva a cabo no en una franja de asfalto de un cuarto de milla, sino en un tramo de media milla. El evento, apropiadamente llamado Wannagofast (“Quieroirrápido”), tuvo lugar el fin de semana pasado en Immokalee, Florida, y como muestra el vídeo, había muchos coches dispuestos a dar un poco de acción en pista. Tampoco era algo improvisado. Los organizadores tenían un semáforo en la línea de salida, con luces de sincronización y lecturas de velocidad para el cuarto de milla y la media milla.

El Dodge Challenger SRT Demon fue construido con la premisa de ser el coche más rápido en carreras de aceleración; el Ford GT para rivalizar con los mejores deportivos de Europa

En cuanto a los coches protagonistas de este video, ambas máquinas se configuraron para ofrecer el máximo rendimiento sobre el asfalto. El SRT Demon, a pleno pulmón, es capaz de generar 850 CV sobre las ruedas traseras. Como tal, uno podría asumir que el Demon tiene cierta ventaja, ya que el GT “solo” genera 655 CV. El Demon está diseñado para lanzarse con fuerza desde parado y dominar el cuarto de milla. Sin embargo, no es una pista de cuarto de milla al uso, el terreno de un aeródromo no es tan regular y, a velocidades más altas, la mejor aerodinámica del Ford GT podría ser una ventaja.

Para el registro de tiempos, cada piloto tuvo que hacer un par de pasadas, pero ambos alcanzaron 252 km/h al final de la carrera de media milla. Además, la pareja registró casi las mismas marcas en el cuarto de milla, con el GT siendo ligeramente más rápido a 208,15 km/h frente a los 207,49 km/h del Demon. Más justos, difícil. Echa un vistazo al video para ver toda la acción al completo y disfruta del bramido de estas máquinas de Detroit, cada uno a su manera.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Decepción. Mucho Demon pero el Ford le ha mandao al infierno con el rabo entre las ruedas.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.