Daihatsu Copen GT-K, o como transformar un kei car en un aparente matagigantes

Daihatsu Copen GT-K, o como transformar un kei car en un aparente matagigantes

Liberty Walk le da una dosis de esteroides al pequeño coupé-cabrio nipón


Tiempo de lectura: 2 min.

Quién no sueña con tener un Nissan GT-R en su garaje, un auténtico matagigantes que, casi once años después de lanzarse al mercado, sigue dando por c**o -prestacionalmente hablando- a deportivos de la talla del Porsche 911 Turbo S por la mitad de su precio. Aún así, su tarifa supera con holgura la centena de mil euros, algo poco accesible para la mayoría de los mortales. Es por ello que Liberty Walk se ha propuesto lanzar un “mini GT-R”.

Cogiendo la base de un modesto y pequeño coupé-cabrio como es el Dahiatsu Copen, la empresa nipona de ensanches radicales ha decidido que era un buen momento para dotarle de algo más de agresividad. La mecánica permanece sin alterar, ajustándose a la normativa de los kei cars japoneses: tres cilindros, 658 centímetros cúbicos y 64 CV de potencia máxima, suficiente para mover con holgura los 800 kg de masa del coche. No será tan rápido como un GT-R, pero el toque de agresividad lo tiene.

Correpasillos GT-R parece, Daihatsu kei car es. A pesar de las modificaciones visuales, la mecánica se mantiene intacta

Liberty Walk Daihatsu Gt K 2

El kit de Liberty Walk se compone de cuatro partes, aunque sin duda alguna es el paragolpes frontal el que se lleva el premio al componente más llamativo. El morro es una calcomanía reducida del GT-R lanzado en 2017, ¡parece un correpasillos eléctrico! Es como una “cuqui” enfadada: no sabes si echarte a reír o temer por tu vida. En la zaga, cuatro salidas de escape y un enorme alerón fijo captan todo el protagonismo.

Desde luego, puede que sea un cordero con piel de lobo, pero nadie puede negar que el acabado es cuanto menos resultón, incluso más atractivo que el modelo base. Con un poco de suerte -y fe-, podrás salir del parking de tuneros más cercano deslizando las ruedas delanteras e imponiendo respeto con tu Copen. ¿El precio del kit? 415.800 yenes, unos 3.150 euros al cambio. Más información en su página web, y en un correcto japonés.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.