Con un motor de 7,3 litros, el Superformance MKIII-30th CSX1000 es un Cobra que querrás tener, pero no podrás

Con un motor de 7,3 litros, el Superformance MKIII-30th CSX1000 es un Cobra que querrás tener, pero no podrás

En realidad, puede llevar un V8 de 7,3 litros o el que quiera poner el cliente, pues el coche se vende sin motor


Tiempo de lectura: 3 min.

¿Te imaginas un Shelby Cobra con un descomunal motor de 7,3 litros atmosférico? Pues no te lo imagines, porque existe y es la antítesis de la reducción de emisiones y de la nueva mentalidad ecológica, que nos obligará a todos a conducir coches eléctricos –o eso quieren–. Viene, como no, de Estados Unidos, pesa poco más de 1.220 kilos y, obviamente, no es ni mucho menos barato. Sin motor, cuesta 125.000 dólares.

Carrol Shelby fue un tipo que influyó muchísimo en la industria del automóvil, pero no solo en la norteamericana, donde tuvo su mayor foco de trabajo, también en todo el mundo. No olvidemos que Shelby fue uno de los responsables de llevar a la victoria en Le Mans al Ford GT40, que durante sus primeros años de participación en las carreras, parecía ser un proyecto abocado al fracaso. Además, ahí está, primero, el AC Cobra y posteriormente, el Shelby Cobra, que vienen a ser el mismo coche pero, por así decirlo, en distintas generaciones.

Nuestro protagonista, no obstante, no es un Shelby Cobra auténtico, en realidad podríamos catalogarlo como una réplica, una bestia creada por Superformance, un especialista afincado en Los Ángeles. Se llama Superformance MKIII-30th CSX1000 y su existencia se debe a la celebración del 30 aniversario de Su Performance. Una celebración a lo bestia, que puedes ver en movimiento en un vídeo que ha publicado AutotopiaLA en Youtube y de paso, escuchar el bramar del bloque de 7,3 litros, aunque no le exprimen a fondo –todo sea dicho–.

El coche se basa en un chasis y una carrocería fabricados por el especialista Hi-Tech Automotive, según especificaciones exactas del Shelby Cobra MKIII 427 original, bajo licencia, por supuesto, de Shelby American. A partir de ahí, Su Performance realiza una serie de modificaciones para aumentar la rigidez y mejorar la seguridad –cuenta con zonas de deformación tanto delante como detrás– poder lidiar con el motor. Se añaden, por ejemplo, frenos Wilwood con pinzas delanteras de cuatro pistones y suspensión totalmente regulable firmada por Bilstein y bujes fabricados ex profeso para cada rueda.

La bestia, el V8 de 7,3 litros escondido bajo el pequeño capó delantero es el V8 Godzilla, con distribución por varillas y balancines que da vida a las Ford F-Series y que, de fábrica, rinde 430 CV y 644 Nm de par, el cual, ha sido sometido a diferentes cambios para alcanzar los 600 CV y los 750 Nm de par. Todo el poderío se manda a las ruedas traseras mediante un cambio manual Tremec TKX de cinco relaciones, un grupo trasero Ford con relación 3,55:1 y un diferencial de deslizamiento limitado.

No obstante, Su Performance no entrega el coche con este motor, es cosa del comprador buscar un propulsor, aunque colabora con ciertos kits de motores Ford.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado