Caterham Super Seven 1600, vuelta a la esencia original

Caterham Super Seven 1600, vuelta a la esencia original

Porque siempre es bonito disfrutar de las pequeñas cosas


Tiempo de lectura: 3 min.

¿Te gusta el estilo de antaño pero no quieres renunciar a ciertos aspectos de la vida moderna? Si ese es tu caso, es probable que el nuevo Caterham Super Seven 1600 haya conseguido captar tu atención. Todos los modelos del fabricante inglés tienen sus raíces en el Lotus Seven en 1957, pero algunos llevan la tradición un paso más allá que otros. Ninguno abraza la herencia tanto como este modelo.

Hace unos años, Caterham lanzó una versión especial del Seven aprovechando al máximo el gusto por lo vintage. Llamado Seven Sprint, fue un gran éxito: las 60 unidades se agotaron muy rápidamente. La compañía se dio cuenta de que valía la pena vender nostalgia, por lo que surgió con esto, el Super Seven 1600, y a diferencia del Sprint, este no es una edición limitada. Tampoco esperes bajo el chasis la última tecnología, pues en su interior acoge lo más sencillo que se puede obtener dentro de la gama.

Está propulsado por un motor 1.6 de cuatro cilindros de origen Ford que genera 135 CV y 165 Nm, las mismas cifras que el Seven 270 de acceso. Para el Super Seven 1600, Caterham ha instalado en este motor cuerpos de acelerador Jenvey DCOE diseñados para replicar el aspecto y el sonido de los carburadores laterales Weber, manteniendo la inyección de combustible. Se ven totalmente perfectos, con filtros de aire K&N que se asoman desde el capó, como en el Seven de antaño.

Caterham Super Seven 1600 2

Con un peso en seco de 565 kilos, el Caterham Super Seven 1600 hace el 0 a 100 km/h en apenas 5 segundos y alcanza los 196 km/h de velocidad máxima. Su relación peso/potencia es de 4,18 kg/CV

Los clientes también pueden elegir entre siete esquemas de color que son exclusivos del Super Seven 1600. Las aletas delanteras, que en condiciones normales tan solo cubren la sección superior de las ruedas, han sido reemplazados por grandes guardabarros arqueados, y la parrilla frontal ya no presenta el característico “7” grabado. Un juego de llantas de aleación doradas “Minilite” de 14 pulgadas envueltas en neumáticos Avon ZT7 completa el aspecto exterior.

La inspiración retro continúa en el interior. Exclusivo del Caterham Super Seven 1600 es el parabrisas pulido, así como las superficies de madera y cuero; es más lujoso que algunos de los coches más enfocados a pista de la marca. Otras incorporaciones incluyen instrumentos y diales de aspecto clásico con contorno cromado, una insignia en relieve que indica la versión ante la que nos encontramos, moqueta en la parte trasera y el suelo, y una rueda de repuesto en la parte trasera.

El Caterham Super Seven 1600 “ofrece exactamente lo que el original fue diseñado para ofrecer: enfoque en la sensación de conducción y mejoras inspiradas en la competición, pero con algunos toques de lujo”, dice Graham Macdonald, CEO de la marca

Los coches de alto rendimiento siempre han sido más rápidos, capaces y utilizables de lo que puede ser un Caterham. Pero el creciente interés en los vehículos más antiguos sugiere que, para algunos conductores, el aspecto, la sensación, los sonidos y los olores de un deportivo clásico simplemente no pueden ser vencidos. El Super Seven 1600 no tiene toda la tecnología que abunda hoy en día, y ahí reside su encanto, pues tampoco presenta los mismos problemas de antaño.

No es perfecto, por supuesto. Los Caterham no son coches prácticos, y conducir por la autopista puede ser bastante incómodo si lo que quieres es hacer un viaje de unas horas. Tampoco es lo que se dice barato. En el Reino Unido el precio del Caterham Super Seven 1600, que se puede pedir como kit para montarlo en casa, comienza en 33.495 libras (38.170 euros) sin impuestos. Si te supone mucho al contado, también se puede adquirir desde 325,99 libras (371,50 euros) al mes. Los impuestos españoles irían aparte.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!