Berkeley Bandit, el renacimiento de un modelo que jamás llegó a las calles

Berkeley Bandit, el renacimiento de un modelo que jamás llegó a las calles

Con todas las premisas de un buen coupé/roadster británico


Tiempo de lectura: 3 min.

Es probable que el nombre de Berkeley no te suene de nada. Y es algo relativamente normal, pues fue una compañía británica que en la década de los 50 se dedicó a producir algunos coches de carácter deportico y económico con motores de motocicleta. Con la entrada de los años 60, la empresa quiso introducirse en mercado de los deportivos convencionales con el Bandit, pero tan solo dos prototipos llegaron a construirse antes de la quiebra de la marca a finales de 1960.

Su primer modelo, el SA322, fue conducido por Sir Stirling Moss en Goodwood. Aparecieron varias versiones diferentes del mismo chasis y, durante un tiempo, la suerte de Berkeley pareció prometedora. Se vendieron alrededor de 1.200, y el T60 de tres ruedas se vendió en cantidades aún mayores. Todo ellos estaban impulsados por bloques de dos tiempos de 322 a 692 cm3, pero el Bandit de cuatro tiempos iba a ser el gran salto hacia delante. Sin embargo, habría sido más caro que la competencia, como el Austin Healey Sprite y el MG Midget.

Ahora, la compañía está lista para abrir sus puertas una vez más produciendo deportivos de bajo volumen con el Bandit Roadster y el Bandit GT Coupe. Son ligeros, rápidos y diseñados para ser siempre disfrutados, con un chasis compuesto que ha sido fabricado con materiales de origen vegetal. La compañía dice que el lino reemplaza a la fibra de carbono, y que las resinas químicas habituales se reemplazan por otras pegajosas de los árboles. Y su estilo retro es ciertamente único: no hay nada superfluo, líneas suaves y dimensiones contenidas.

Berkeley Bandit 2021 (2)

El Berkeley Bandit original fue el primer vehículo de propulsión del fabricante inglés, y compartió el tren motriz con el Ford Anglia: una unidad de cuatro cilindros y 997 cm3 con 39 CV y 71 Nm

Ambos utilizarán un motor de cuatro cilindros EcoBoost de 2,3 litros de origen Ford capaz de producir 406 CV, una cantidad más que respetable si tenemos en cuenta que el Bandit marca un peso en vació de 700 kilos. El bloque se combinará con una caja de cambios de seis velocidades que permitirá que el roadster vuele hasta los 96 km/h (60 mph) en apenas 3,5 segundos. Este mismo motor también estará disponible en el coupé pero, debido al sobrepeso de 30 kilos, será un poco más lento: el 0 a 96 km/h necesitará de 3,8 segundos.

Sin embargo, Berkeley afirma que la plataforma puede aceptar una variedad de trenes motrices, desde un motor de combustión interna montado en el medio hasta una serie de baterías para tener un deportivo eléctrico. La compañía destaca que su diseño es tan flexible que se adaptaría tanto a un boque de cuatro cilindros en línea, como a un V6 o a un V8, o para adoptar un paquete de baterías. Asimismo, puede configurarse de tal forma que pueda funcionar como un tracción delantera, un tracción trasera o un tracción a las cuatro ruedas.

Berkeley Bandit 2021 (6)

“En este momento en que las normas se ven desafiadas tanto por la pandemia como por el cambio climático, necesitamos crear soluciones que estén en sintonía con las preocupaciones del público y abordarlas con soluciones de ingeniería y diseño de calidad”, declara Martin Rees, CEO de la resucitada compañía inglesa. En lo respectivo al precio, el Berkeley Bandit costará entre 40.000 y 60.000 libras esterlinas (entre 45.000 y 67.000 euros, aprox.), mientras que el inicio de la producción tendrá lugar en 2021 en Biggleswade, al norte de Londres.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!