¿Por qué el MINI más pequeño y eléctrico será “made in PRC”?

¿Por qué el MINI más pequeño y eléctrico será “made in PRC”?

Se inspiraría en la idea del Rocketman, es un desarrollo conjunto de BMW y Great Wall


Tiempo de lectura: 5 min.

El MINI Rocketman, aquel concept que vimos en el Salón de Ginebra de 2011 y que parecía descartado para la comercialización, podría acabar viendo la luz de una forma que nadie podía imaginar en aquel entonces. Será un modelo eléctrico y fabricado en China, de la mano de la joint-venture firmada en 2018 entre BMW y Green Wall, denominada Spotlight Automotive, con sede en Zhangjiagang. Fue confirmado oficiosamente el año pasado, tal y como recogió Autocar. Eso sí, no tendrá el impresionante sistema de puertas del Rocketman, por su elevadísimo coste.

De esta forma, el fabricante alemán sorteará el principal obstáculo con el que se encontró para llevar a cabo este proyecto, disponer de una plataforma lo suficientemente pequeña para poder desarrollarlo. Se presupone que será la del ORA R1, el urbano chino de Green Wall lanzado al mercado en 2019, modelo que cuenta con unas medidas muy similares al concept de MINI: 3,50 metros de longitud, 1,66 de anchura y 1,56 de altura, y una batalla de 2,48 metros.

El ORA R1 es un coche completamente chino que exteriormente recuerda a un smart ForFour, pero no está desarrollado junto a Daimler. Cuenta con un motor de 35 kW/48 CV, y un paquete de baterías de 33 kWh de capacidad, lo que le otorga algo más de 200 km de autonomía y una velocidad punta en torno a los 100 km/h. Se vende por unos 8.000 euros al cambio en su país, con el nivel de acabados y extras que cabría esperar de un vehículo chino de ese precio, muy alejado de los estándares de MINI.

Great Wall Ora R1

Great Wall ORA R1

Esto no quiere decir que el futuro modelo de la compañía británica vaya a ser tan austero. Probablemente, se aprovechará la base del chasis y también las baterías del ORA R1, pero la calidad del coche estaría en el mismo listón que cualquier otro modelo de MINI. Se apunta que el motor sería uno más potente, ya el del modelo chino se queda muy corto para la idea que ofrece BMW. Los alemanes también se encargarían de pulir cualquier detalle para que la sensación de conducción sea tan buena como se espera de un MINI.

En su momento, BMW descartó desarrollar el Rocketman en solitario por la dificultad de hacer un coche pequeño con el nivel de seguridad deseado y a un precio razonable

Su principal rival en el mercado lo encontraríamos también en China, donde se producirán de forma exclusiva a partir de 2022 todos los modelos de smart. El año pasado ya comentamos que Daimler había vendido la mitad de la compañía a la china Geely, que posee otras enseñas de renombre en Europa como Volvo, Polestar o Lotus. Su plan con smart es hacer una marca de urbanos Premium completamente eléctrica, algo que encaja perfectamente en el mercado automovilístico del gigante asiático, el más grande para el coche eléctrico hoy en día.

Este año, se venderán en torno a 2,4 millones de este tipo de vehículos en territorio chino, el 12 % del total de ventas que estipula la normativa del país en cuanto a electrificación. La mayoría de los modelos vendidos son productos completamente autóctonos, pero ya asoman la cabeza marcas como Tesla o algunas de estas joint-venture entre fabricantes chinos y extranjeros como Toyota o Volkswagen.

Si comparamos con otro mercado gigantesco como es el estadounidense nos damos cuenta de por qué es tan importante China para los coches eléctricos. En EEUU se adquirieron en 2018 menos de 400.000 eléctricos, el 2 % de un total de 17,2 millones de matriculaciones. Es por ello por lo que tiene todo el sentido del mundo desarrollar los vehículos eléctricos en el mercado que más se venden. Además, fabricando en el gigante asiático las compañías se benefician de las ventajas que ofrece la economía en escala de China, abaratando así los costes de producción.

Estos coches no perderán competitividad a nivel mundial por el hecho de ser fabricados en suelo chino, ya que se mantienen las normativas y estándares de calidad del Viejo Continente. Ahí radica la gran diferencia con el producto puramente nacional chino, que aún se encuentra lejos de esos niveles de calidad, como ya hemos visto en alguna ocasión. Recientemente Great Wall comprometió cuantiosos recursos financieros (577,3 millones de euros al cambio) y de ingeniería para Spotlight Automotive, lo que da pistas de que la parte china tendrá un mayor peso que la alemana.

Por todo ello, cada vez veremos más coches de marcas tradicionales tras las cuales se esconde este “alma china”, en especial cuando se trate de vehículos con motor eléctrico, como este más que posible MINI Rocketman. El mantra “coche chino = coche malo” ya quedó desterrado, al menos cuando están involucrados fabricantes occidentales, japoneses o coreanos, pero aún está por demostrar que un coche 100 % chino (del papel en blanco a coche puesto en concesionario) es tan bueno como cualquier otro a igualdad de precio.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.