Menu

Bentley Team Blower, un icono que renace en forma de 12 nuevos ejemplares

Serán construidos por Mulliner con el máximo cuidado y gusto por el detalle

Bentley Team Blower, un icono que renace en forma de 12 nuevos ejemplares

El Bentley Team Blower de 1929 es, por méritos propios, uno de los coches más destacados de la casa británica. Aprovechando lo que ya han hecho otras marcas como Aston Martin o Jaguar para revivir algunos de sus máquinas más emblemáticas, Bentley confiará en los especialistas de Mulliner para traer de vuelta a este icónico modelo de hace 90 años.

Si bien se construyeron más de 700 ejemplares del Bentley 4½ Litre, solo 55 de ellos fueron apellidados “Blower” por estar sobrealimentados por compresor. Sir Tim Birkin, piloto y afiliado a Bentley, construyó solo cuatro Team Blower a fines de la década de los años 20. Estos se han convertido en los Bentley más valiosos que existen y el equipo de Mulliner construirá 12 recreaciones idénticas, una por cada ejemplar en la que compitió circuitos.

Tres de estos modelos entraron en las 24 Horas de Le Mans de 1930, incluido uno pilotado por el propio Birkin. Si bien ninguno terminó la carrera, se les atribuyó la presión del SSK pilotado por Rudolf Caracciola y Christian Werner. Se dice que su gran rival alemán, Mercedes-Benz, motivó la retirada prematura, dejando espacio para que los Bentley Speed ​​Six supervivientes terminasen primero y segundo en la cita francesa.

1929 Bentley Team Blower (2)

Aunque jamás ganó ninguna carrera de resistencia, el Bentley Team Blower era el bólido más rápido de su época

El presidente y director ejecutivo de la marca, Adrian Hallmark, comentó: “Los 12 nuevos Blowers no solo serán un homenaje a nuestra herencia, sino que serán una celebración de las habilidades sobresalientes de nuestros artesanos Mulliner. Este es un nuevo desafío para Bentley. […] Doce clientes afortunados pronto podrán ser dueños de un tributo único a la historia de Bentley”. Aún sin saber el precio, podemos aventurarnos a decir que no serán nada baratos.

El equipo de Mulliner tardará, aproximadamente, dos años en completar la docena de coches, y utilizará una combinación de tecnología de vanguardia con métodos de construcción tradicionales con el objetivo de garantizar que cada uno sea lo más fiel al modelo original. El propio Bentley Team Blower de la casa (con número de chasis HB 3403) se desmontará y escaneará en 3D para crear un modelo digital.

1929 Bentley Team Blower (3)

Después, se utilizarán herramientas manuales, moldes y plantillas de la década de los años 20 para crear cada componente. Todas las unidades serán, en la medida de lo posible, mecánica, estética y espiritualmente idénticas al original, con la única diferencia de los mínimos cambios ocultos a los que obligan las actuales normativas sobre seguridad. No dudamos del buen saber hacer de Mulliner, quien ha estado ligado a la fabricación de carrocerías desde 1760.

Cada recreación también contará con una réplica exacta del motor de cuatro cilindros, 16 válvulas y 4.380 cm3 sobrealimentado por compresor. Eso se traduce en 240 CV a 4.200 RPM y una velocidad punta superior a los 200 km/h. El Bentley Team Blower fue uno de los coches de carreras más rápidos de su época, si bien había que tener valor para llevarlo al máximo, pues sus frenos eran de tambor en las cuatro ruedas y tenía que lidiar con una masa de 1.700 kilos.

Varias marcas británicas siguen sacando dividendos de sus glorias del pasado usando una división interna de artesanía y restauración (a precio de oro, claro está)

La estructura queda conformada por un bastidor de acero prensado, con suspensión de ballesta semielíptica dotada de réplicas de los amortiguadores Bentley & Draper. Completarán el chasis unas recreaciones de los frenos de tambor mecánicos Bentley-Perrot de 40 centímetros y una dirección de sector y tornillo sin fin.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.