Audi TT RS “40 years of quattro”, una edición limitada a 40 unidades

Audi TT RS “40 years of quattro”, una edición limitada a 40 unidades

Tan solo disponible en Alemania desde 114.040 euros


Tiempo de lectura: 3 min.

Puede parecer difícil de creer, pero el legendario Audi Quattro se presentó hace 40 años, y el fabricante germano quiere celebrar la ocasión. Por ello presenta la edición limitada Audi TT RS “40 years of quattro” que, muy apropiadamente, constará de 40 ejemplares que tan solo serán destinados para el mercado alemán. Pero no esperes grandes cambios, tan solo un aspecto más llamativo y un precio desorbitado de seis cifras.

Acabado en Alpine White, el TT RS “40 years of Quattro” presenta calcomanías inspiradas en las del Audi Sport quattro S1 que triunfó en el Pikes Peak de 1987 con Walter Röhrl al volante. Para lograr un impacto visual aún mayor, los vinilos recorren el capó, el techo y las aletas traseros, y se complementan con detalles en negro brillante en todo el exterior y una abertura delante del parabrisas con una apariencia de fibra de carbono brillante. También cuenta con un kit dedicado desarrollado en el túnel de viento que mejora significativamente la aerodinámica.

Completan las modificaciones exteriores las inserciones de los umbrales laterales, las cubiertas de los retrovisores y los aros de Audi en negro brillante, así como las grandes letras “quattro” en las puertas y el logotipo “40 years of quattro” en las ventanillas traseras parcialmente mate. Este Audi TT RS en concreto se asienta además sobre unas exclusivas llantas de aleación de 20 pulgadas pintadas de blanco, detrás de las cuales se pueden vislumbrar las enormes pinzas de freno teñidas de rojo.

Audi TT RS “40 Years of Quattro” 2020 (2)

La cabina del coupé germano, orientada hacia el conductor, cuenta con tejido de Alcántara negro en los paneles de las puertas y el volante deportivo RS, de cuero y con una marca blanca a las 12 en punto. Los asientos deportivos de cuero Nappa, con un patrón de panal y un bordado exclusivo para esta edición especial, cuentan con costuras blancas en contraste. Este mismo detalle se replica igual en las alfombrillas y la consola central. Por supuesto, no falta un amplio equipamiento de serie.

Además, el TT RS “40 years of Quattro” se puede adquirir como un biplaza mediante la compra de la barra de refuerzo transversal de carbono opcional que reemplaza a la segunda fila de asientos. Y no solo mejora la rigidez torsional, sino que también reduce el peso en 16 kilos en comparación con el TT RS normal y sus pequeñas plazas traseras. Otro indicio de que no es un común y corriente TT es la insignia numerada individualmente que hay en el pomo de la palanca del cambio S Tronic.

Bajo el capó, sin sorpresa alguna nos encontramos con el motor turboalimentado (TFSI) de cinco cilindros y 2,5 litros de la casa, con los mismos 400 CV y 480 Nm que van directos a las cuatro ruedas a través de la caja de cambios de doble embrague (S tronic) de siete relaciones y la tracción integral permanente quattro. Consecuentemente, el sprint de 0 a 100 km/h necesita de apenas 3,7 segundos y la velocidad máxima se eleva de 250 a 280 km/h como estándar. Respecto al sonido, espera una grata sinfonía.

Audi TT RS “40 Years of Quattro” 2020 (8)

El Audi TT RS “40 years of quattro” saldrá a la venta en Alemania a finales de este mes por la friolera de 114.040 euros, una tarifa muy cercana a la de un Porsche 911 e incluso a la del RS 6 Avant. Un TT RS Coupé básico comienza en unos 66.500 euros en su mercado natal, por lo que esta edición limitada, además de ser muy cara, será extremadamente apreciada en el futuro.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!