Alpina B7 Turbo, el gran buque deportivo

Alpina B7 Turbo, el gran buque deportivo

El serie 6 original es uno de esos modelos poco identificables si no te gustan los coches, pero que gira cuellos entre los aficionados


Tiempo de lectura: 3 min.

El BMW Serie 6 original hizo su debut en enero de 1976 como sucesor del icónico cupé E9. El E24 solo estaba disponible con carrocería cupé de 2 puertas acompañado de una gran variedad de motores gasolina, pero aun así, había inconformistas que buscaban más. Para ellos la respuesta venía de la mano de Alpina con el Alpina B7 Turbo, el gran buque deportivo que adoptaba la temprana tecnología turbo para impulsar al cupé en las autopistas alemanas. El serie 6 original es uno de esos modelos poco identificables si no te gustan los coches, pero que gira cuellos entre los aficionados, y más en esta versión de Alpina.

La versión más aventajada del E24 era el M6, que partía de la base del BMW M635i con el motor M88/3, una versión modificada del M88/1 del BMW M1. El M6 puede ser distinguido de los otros modelos E24 por una rejilla de entrada de aire más grande, el símbolo M6 en la parrilla y en la parte posterior y un añadido aerodinámico muy sutil. El interior era completamente tapizado, elevalunas, asientos eléctricos con memoria, ordenador de a bordo y demás adelantos tecnológicos de la época, que en total sumaban unos 1.500 kg.

alpina b7 turbo(5)

El conjunto se completaba con suspensiones retocadas por Bilstein, en el eje delantero se han instalado un buen par de pinzas de 4 pistones de 300 mm delante y un diferencial autoblocante tarado al 25%, lo que hacía que este coche fuese imbatible. Pero eso ocurriría en 1983, mientras tanto, los “locos” de Alpina ya tenían circulando su salvaje Alpina B7 Turbo. Presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1978, tiene un exterior en color grafito metálico con detalles plateados y dorados, que combina con el alerón delantero, un alerón en la tapa del maletero trasero, distintivo Alpina, salidas de escape dobles y un juego de ruedas Alpina de 16”.

Mientras tanto, el interior incluyen asientos delanteros de cuero negro con inserciones de tela y franjas azules y verdes, aire acondicionado, elevalunas eléctricos, pomo de cambio de madera, relojes VDO, volante forrado en cuero, instrumentación firmado por Alpina y una placa en la consola que lo identifica. En cuanto al rendimiento, parte del M30B30 de seis cilindros en línea de 3.0 litros retocado por Alpina, que cuenta con un sistema de inyección de combustible mejorado, un turbo KKK y pistones Mahle de menor compresión para impedir la autodetonación con la sobrepresión del turbo.

alpina b7 turbo(3)

Envía su potencia a las ruedas traseras, como no podía ser de otra manera, a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades. Dependiendo de la presión de su turbo, la potencia oscilaba entre los 250 y 300 CV, por lo que técnicamente es superior al M6 que traería BMW más tarde. Pisar a fondo el acelerador en el Alpina B7 Turbo desde parado significa alcanzar los 100 km/h en aproximadamente 5,9 segundos, y su velocidad máxima es de 250 km/h. Son muy buenas cifras para un GT premium de 2 puertas aun a día de hoy, imaginaos para los estándares de mediados o finales de la década de los setenta.

La unidad que aparece en las fotos es la misma que se mostró en el salón del automóvil de Frankfurt de 1978. Un ejemplar que ha sido protagonista en numerosos reportajes de revistas especializadas y estaba a la venta en Bring a Trailer. Se ha vendido por 103.000 dólares, unos 94.500 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.