Accidente bastante absurdo de un Ford GT

Accidente bastante absurdo de un Ford GT

El conductor ha declarado que no estaba familiarizado con el manejo del cambio manual


Tiempo de lectura: 3 min.

Un accidente bastante absurdo en Boca Ratón, Florida, Estados Unidos, un hombre de 50 años ha sufrido un accidente al estrellar un Ford GT Heritage Edition de 2006 que había adquirido en una subasta en Palm Beach realizada por Barrett & Jackson, por la cantidad de 704.000 dólares, equivalente a unos 668.947€. Una unidad con 3.455 kilómetros a sus espaldas y una decoración Gulf, recordando épocas pasadas en circuitos como el de Le Mans.

Una interesante adquisición que cualquier coleccionista de vehículos de competición querría tener en su colección. Pero al parecer no ha durado mucho la alegría del comprador, ya que solo un mes después de su compra el dueño del vehículo ha sufrido un accidente que ha terminado con el coche estrellado contra una palmera en la vía pública. El conductor, Robert J. Guarini, ha declarado que la causa principal del accidente se debe a que “no estaba familiarizado con la forma de conducir un coche con cambio manual”.

Guarini explicó a las autoridades que perdió el control cuando reducía de marcha. Después de que llegaran al lugar, estas se encontraron con un vehículo con el morro totalmente aplastado y abollado además de varios airbags que se dispararon en el momento del impacto. Guarini añadió que los neumáticos del vehículo estaban bastante desgastados y que la vía se encontraba resbaladiza, lo que según él hizo que el accidente tuviera un resultado más devastador.

Posted by John Peddie on Friday, April 29, 2022

No estaba acostumbrado a la transmisión manual lo que le hizo perder el control del vehículo

Robert no llevaba el móvil en el momento del accidente por lo que pidió a un guardia de seguridad de la zona que le llevara a casa para poder contactar con las autoridades, dejando el vehículo abandonado en el lugar del siniestro durante un largo período de tiempo. Según palabras del propio Guarini: “No quiero que la gente piense que iba corriendo a más de 100 km/h”, y añade que solo “Iba a 56 km/h”.

Puede parecer un accidente común que podría tener cualquiera con un superdeportivo de esas proporciones, pero lo que lo hace un accidente poco habitual es que el propio vehículo carecía de seguro y tampoco estaba registrado. Guarini afirma que el vehículo sí estaba asegurado con una póliza general pero que no llevaba encima en el momento de la colisión y se debe a un error administrativo que el vehículo aparezca como no registrado. Las autoridades han suspendido a Guarini de permiso de conducción junto con una amonestación por circular con un vehículo aparentemente sin registrar.

Por el momento Robert J. Guarini está citado por los cargos de los que se le imputa. La imprudencia de no tener el vehículo registrado y el desconocimiento del manejo de la transmisión manual, le han costado a Guarini una gran cantidad de dinero y un vehículo que muchos querrían tener en su garaje que ha terminado con un final que a primera vista resulta muy surrealista.

Robert Guarini ha sido suspendido de su licencia de conducir

Un accidente bastante absurdo que ha sido el punto final de un modelo que rinde homenaje a una larga vida a altas velocidades en los circuitos más reputados del mundo y que ha terminado contra una palmera. Una historia muy surrealista con un conductor con el carnet retirado, una amonestación y un vehículo de carreras de colección destrozado, aunque reparable (no será barato).

COMPARTE
Sobre mí

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.