AC Cobra Series 4-Electric, adaptándose a los tiempos modernos

AC Cobra Series 4-Electric, adaptándose a los tiempos modernos

Pero manteniendo casi íntegramente el espíritu original del modelo


Tiempo de lectura: 3 min.

AC Cars, la firma británica detrás del deportivo Ace que formó la base del Shelby Cobra, está de regreso con una nueva iteración del icónico roadster. La compañía anunció a principios de este año un nuevo modelo basado en el estilo del Cobra original de 1962 que no contaría con un V8 bajo el capó, sino con un motor eléctrico. Bajo el nombre de AC Cobra Series 4-Electric, nos encontramos con los mismos ideales de hace prácticamente seis décadas, una potencia absurda en un envase pequeño y ligero, pero ahora adaptados a los tiempos que corren.

Este nuevo modelo genera 626 CV y 1.000 Nm. Con esta nueva unidad de potencia, AC dice que el Cobra Series 4-Electric pasará de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, una cifra que seguramente queda así de “lastrada” por una tracción limitada y un peso de apenas 1.190 kilos (40 kg más que el Cobra 427). La energía queda suministrada por un paquete de baterías de 54 kWh, capaz de ofrecer hasta 320 kilómetros de autonomía con una carga completa. Cuando uno lo piensa detenidamente, menos peso da mejor eficiencia energética, y una mejor aceleración y manejo.

Por otro lado, aunque la instalaciones oficiales están ubicadas en Hethel, cerca de Lotus, ciertas partes de la carrocería y el chasis del AC Cobra Series 4-Electric se fabrican en Sudáfrica, y todo el trabajo de ensamblaje del motor y de la transmisión se completa en Inglaterra. Una vez allí, los clientes podrán elegir entre 15 acabados de pintura exterior: Electric Orange, Electric Green, Electric White, Electric Black, Electric Blue, Beige, Black, Wimbledon White, Sky Blue, Mist Silver, Light Green, Rosso Chiaro, Princess Blue, Guardsman Blue y British Racing Green.

AC Cobra Series 4–electric 2021 (4)

AC también fabrica réplicas del Cobra con motores de combustión interna, incluido el bloque de cuatro cilindros turboalimentado de 2,3 litros del Ford Mustang actual, y un V8 de 6,2 litros (LSA) sobrealimentado de General Motors

“La marcha de los AC Cobra eléctricos extraordinariamente eficientes se está acelerando ahora”, manifestó Lubinsky, el hombre cuya visión ha sostenido a AC Cars durante casi un cuarto de siglo. “Eliminar el exceso de peso trae consigo beneficios positivos para el propietario del coche. Una masa total más baja reduce el consumo de energía, lo que permite que las baterías ofrezcan una mayor autonomía y la capacidad de conducir a los altos estándares tradicionales de AC en cuanto a velocidad y aceleración, algo que la marca ha consagrado durante muchos años”.

Las reservas para los modelos de producción ya se pueden realizar desde el sitio web de AC Cars, y se espera que las primeras entregas a los clientes comiencen en el verano de 2021. El precio de venta del AC Cobra Series 4-Electric, al igual que cualquiera de los coches originales, no es que sea económico, aunque si algo más que los firmados por Carroll Shelby. Si quieres uno, tendrás que desembolsar al menos 168.000 libras esterlinas antes de impuestos, unos 185.000 euros al tipo de cambio actual. Al menos no te arruinarás llenando el depósito de gasolina.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.