Menu

Si quieres salir de lo convencional, tal vez te interese este Vector M12

Tan solo 17 ejemplares fueron construidos y este saldrá a subasta

Si quieres salir de lo convencional, tal vez te interese este Vector M12

Vector es una de esas compañías de automóviles desaparecidas que desearía haber tenido éxito. Sus coches estaban tan lejos en términos de estilo y diseño que es una pena que no se hayan fabricado más. El Vector M12 fue el último modelo que salió de la línea de montaje en California, y tan solo se construyeron 17. El que ilustra estas líneas es la quinta unidad y saldrá a subasta en cuestión de días.

El Vector M12 fue el primer y último coche creado bajo la propiedad de MegaTech. La compañía estadounidense fue fundada en 1978 por Gerald Wiegert, lanzando dos modelos entre 1989 y 1993, año en el que la compañía cerró sus puertas. El desarrollo del M12 comenzó 2 años después tomando como referencia el Vector Avtech WX-3, el cual Wiegert mostró con carrocería coupé y roadster en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1993.

El Aytech WX-3 hacía gala de un bloque V8 biturbo de 7 litros extraído en su mayor parte del Vector W8. Solo se construyeron dos Aytech WX-3 antes de que MegaTech se hiciera cargo de la empresa en 1994. MegaTech trasladó las actividades de la compañía desde el sur de California a los suburbios de Jacksonville, Florida, donde también se encontraba el centro de operaciones de Lamborghini en Norteamérica.

1996 Vector M12 (1)

En 1994, MegaTech también acababa de adquirir Lamborghini, hasta el momento propiedad de Chrysler

El Vector M12 debutó como coche de producción en el Salón del Automóvil de Detroit de 1996 y parecía un WX-3, pero se basó en un chasis del Lamborghini Diablo modificado con un motor corazón también derivado de este último. Su interior fue refinado con piezas Lamborghini de la era Chrysler, por lo que tampoco podías esperar las máximas calidades. La arrogancia estadounidense del prototipo WX-3 pasó a mejor lado en busca de un claro estilo italiano.

Con unos 500 CV de potencia, el Vector M12 tenía que lidiar con 1.633 kilos de masa. Las ruedas traseras empujaban el coche hasta los 100 km/h en menos de 5 segundos, bastante rápido para un deportivo de mediados de los 90. Más tarde, MegaTech vendió Lamborghini a Audi, que cortó el suministro del motor V12 y, esencialmente, cerró las puertas de Vector hasta que Wiegert pudo hacerse con el control de la empresa nuevamente.

Finalmente, solo se construyeron 17 Vector M12, de los cuales solo 14 se consideraron modelos de producción. Esta unidad de 1996 es la quinta de ellas y es la única pintada en este distintivo tono púrpura. Con 9.656 kilómetros en el odómetro, no puede decirse que haya sido muy usado. Si eres de los que va a contracorriente y no quieres un deportivo cualquiera, este Vector M12 se ofrecerá dentro de unos días en la subasta de RM Sotheby’s en Monterey.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Coche que salio en Gran Turismo 2, luego ya desaprecio del resto de entregas, el coche es espectacular, ademas, el color le queda que ni pintado, lastima que se fuera un poco de peso.
Lastima que no siga viva, desde luego serian deportivos muy radicales, incluso la veo con híbridos extremos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.