Coche del día: Vector W8

Coche del día: Vector W8

Ingeniería Aeromotora


Tiempo de lectura: 2 min.

En los 90 los supercoches, en su gran mayoría, provenían de Italia, y esto hacía daño al orgullo americano de una recién nacida compañía estadounidense llamada Vector Aeromotive Corp. Gerald Wiegert y David Kostka decidieron que ya estaba bien de admirar a Ferrari o Lamborghni y era hora de crear un vehículo capaz de enfrentarse a ellos. Así nació el Vector W8 en 1990.

El modelo de hoy es la evolución del concepto que se presentó en 1978, el W2. La idea para desbancar a los italianos era clara: emplear los mejores materiales, las mejores técnicas, para realizar el coche más avanzado posible. Para ello Gerald dibujó lo que sería un estilo cuña llevado al extremo: afilado, muy ancho y bajo. Se emplearon los mejores materiales, carísimos por entonces, como la fibra de carbono o el kevlar para la carrocería, el aluminio para el chasis, remaches aeronáuticos o uniones con resina epoxi. En el interior imitaron las pantallas y controles de un avión, por eso a ellos les gustaba promocionarse con el eslogan “Ingeniería Aeromotora”. Y no solo por eso: al igual que un avión está diseñado para durar, el Vector W8 pretendía ser tan fiable, que a lo largo de toda su vida únicamente requiriese un mantenimiento mínimo.

Para su planta motriz se empleó un motor V8 de origen Chevrolet con 5,7 litros, convenientemente modificado con dos turbos e intercoolers produciendo 650 CV a 5.700 vueltas, ofreciendo 880 Nm de par. Como caja de cambios se empleó una transmisión automática del Oldsmobile Toronado con 3 marchas. Por supuesto, la caja se renovó convenientemente, puesto que se trata de una transmisión bastante antigua. Con estas cifras, lograba acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y llegar a una velocidad máxima de 354 km/h. Se comenta, que el W2 consiguió, con un motor menos potente, alcanzar la brutal cifra de 389 km/h, pero tal récord nunca fue verificado.

Una pena que la empresa entrase en bancarrota en 1993, habiendo producido únicamente 22 vehículos en total, siendo 19 correspondientes al modelo W8, con un precio en la época de unos 448.000 dólares. Para que lo veáis en todo su esplendor, os adjunto un vídeo promocional de la marca, donde lo presenta en el Salón de Ginebra, y un vídeo de las pruebas al chasis 002.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.