Coche del día: Vector W8

Coche del día: Vector W8

Ingeniería Aeromotora


Tiempo de lectura: 2 min.

En los 90 los supercoches, en su gran mayoría, provenían de Italia, y esto hacía daño al orgullo americano de una recién nacida compañía estadounidense llamada Vector Aeromotive Corp. Gerald Wiegert y David Kostka decidieron que ya estaba bien de admirar a Ferrari o Lamborghni y era hora de crear un vehículo capaz de enfrentarse a ellos. Así nació el Vector W8 en 1990.

El modelo de hoy es la evolución del concepto que se presentó en 1978, el W2. La idea para desbancar a los italianos era clara: emplear los mejores materiales, las mejores técnicas, para realizar el coche más avanzado posible. Para ello Gerald dibujó lo que sería un estilo cuña llevado al extremo: afilado, muy ancho y bajo. Se emplearon los mejores materiales, carísimos por entonces, como la fibra de carbono o el kevlar para la carrocería, el aluminio para el chasis, remaches aeronáuticos o uniones con resina epoxi. En el interior imitaron las pantallas y controles de un avión, por eso a ellos les gustaba promocionarse con el eslogan «Ingeniería Aeromotora». Y no solo por eso: al igual que un avión está diseñado para durar, el Vector W8 pretendía ser tan fiable, que a lo largo de toda su vida únicamente requiriese un mantenimiento mínimo.

Para su planta motriz se empleó un motor V8 de origen Chevrolet con 5,7 litros, convenientemente modificado con dos turbos e intercoolers produciendo 650 CV a 5.700 vueltas, ofreciendo 880 Nm de par. Como caja de cambios se empleó una transmisión automática del Oldsmobile Toronado con 3 marchas. Por supuesto, la caja se renovó convenientemente, puesto que se trata de una transmisión bastante antigua. Con estas cifras, lograba acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y llegar a una velocidad máxima de 354 km/h. Se comenta, que el W2 consiguió, con un motor menos potente, alcanzar la brutal cifra de 389 km/h, pero tal récord nunca fue verificado.

Una pena que la empresa entrase en bancarrota en 1993, habiendo producido únicamente 22 vehículos en total, siendo 19 correspondientes al modelo W8, con un precio en la época de unos 448.000 dólares. Para que lo veáis en todo su esplendor, os adjunto un vídeo promocional de la marca, donde lo presenta en el Salón de Ginebra, y un vídeo de las pruebas al chasis 002.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.