Menu

Lamborghini Zagato Raptor, un prototipo único

Bajo la piel un Lamborghini Diablo es, y ahí acaban las similitudes

Lamborghini Zagato Raptor, un prototipo único

Es difícil superar a Lamborghini cuando se trata de hacer un diseño llamativo y excéntrico, pero cuando la casa de Sant’Agata Bolognese se asoció con Zagato para gestar un nuevo coche, el resultado se superó por sí mismo. El Lamborghini Zagato Raptor fue el resultado, e incluso se planteó llevarlo producción. Eso nunca sucedió, pero podrás tener el prototipo único, ya que será subastado por RM Sotheby’s el próximo 30 de noviembre.

Según la casa de subastas, el Lamborghini Zagato Raptor se desarrolló como un modelo provisional que quedaría situado entre el Diablo, modelo del que toma la base, y su sucesor propuesto, el Canto, otro diseño descachado que dio paso al Murciélago. El prototipo es más redondeado que el Diablo, pero no es menos salvaje. Lo que sin duda llama más la atención es la cúpula practicable el acceder, que también presentaba un techo de tipo targa extraíble.

El interior es minimalista, forrado al completo con Alcántara gris. Los reposacabezas están montados en tubos de aleación que se pueden usar como agarraderas al entrar o salir del coche, y la palanca de cambios domina en la consola central, como era de esperar para un Lamborghini de esta época. La instrumentación se ocupa principalmente de una sola pantalla digital, aunque tampoco hay una oda a los excesos y hay un solo medidor de temperatura.

1996 Lamborghini Zagato Raptor (13)

Entre 1993 y 1998 salieron apenas 400 Lamborghini Diablo VT, modelo en el que se basa el Zagato Raptor

La película Jurassic Park se estrenó en 1994, y poco después el Velociraptor pasó de la relativa oscuridad a convertirse en uno de los dinosaurios más famosos del mundo. Aunque no podemos confirmarlo al 100 %, es muy probable que esto sea lo que llevó al equipo de Zagato a nombrar este vehículo conceptual como “Raptor”, ya que la producción del prototipo, probablemente, comenzase en 1995, solo un año después del lanzamiento del filme.

Al igual que su homónimo paleontológico, el Lamborghini Zagato Raptor es rápido, ágil y ligero. Heredó el motor y la transmisión manual de seis velocidades con tracción en las cuatro ruedas del Diablo, pero se olvidó del control de tracción y otros sistemas electrónicos como el ABS a favor del ahorro de peso: marcaba 300 kilos menos sobre la báscula. También fue uno de los primeros automóviles que se creó con un proceso de diseño y fabricación íntegramente digital.

1996 Lamborghini Zagato Raptor (3)

Tanto el propulsor como la caja de cambios y el sistema de tracción integral (capaz de entregar hasta un 25 % de par delante) fueron directamente tomados del Diablo VT

Aquellos que pudieron probar el modelo en su día lo elogiaron por su comportamiento dinámico y sus prestaciones. Aunque no hay cifras declaradas por parte del fabricante italiano, se rumoreaba que la velocidad máxima era de más de 320 km/h y que apenas necesitaba cuatro segundos para completar el sprint de 0 a 100 km/h, una buena cifra para mediados de la década los 90. Razonable teniendo en cuenta que bajo el capó se esconde un V12 de 5,7 litros y 492 CV.

El Lamborghini Zagato Raptor ha llevado una vida bastante solitaria después de su debut en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1996; su última aparición pública fue en el Pebble Beach Concours de 2008. Como tal, RM Sotheby’s recomienda una actualización mecánica exhaustiva antes de conducirlo y, lógicamente, al tratarse de un prototipo, no esperes poder matricularlo. No hay estimación previa del precio de preventa, aunque probablemente no saldrá barato.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.