Coche del día: Opel Manta (A)

Coche del día: Opel Manta (A)

La mantarraya de la marca del rayo


Tiempo de lectura: 5 min.

Coches como nuestro protagonista de hoy escasean demasiado en 2020 o directamente podemos contarlos con los dedos de una mano -y nos sobran dedos-. Estamos presenciando un mercado que ha sucumbido totalmente y ya sin vuelta atrás a los SUV/crossover y cada día nos es más complicado a los que tenemos como droga esto de los coches, encontrar uno de este tipo. Uno que tenga la dosis justa de practicidad, que sea bonito, de tacto deportivo, relativamente asequible, de tres puertas y que empuje desde atrás.

Hoy nos toca departir sobre uno que cumplía todo esto. Es el Opel Manta (A) o Manta de primera generación. El Opel Manta se trataba de la versión deportiva del Opel Ascona -coche del que os hablaremos también en breve-. El Ascona representaba el carácter más familiar y práctico -aunque también había una versión coupé, menos trabajada en lo estético que el Manta, pero también más práctica-, mientras que el Manta era el culmen de deportividad dentro de la gama de la marca del rayo -con permiso del Opel GT-.

Por si os lo preguntabais -y aunque no lo hagáis, ya os lo digo yo-, su nombre viene del pez manta o mantarraya. El motivo de este bautismo fue debido a que en la época en la que salió al mercado estaba muy de moda esto de asignar nombres de animales “imponentes” a coches deportivos, como era el caso del Mustang de Ford (un caballo) o el Corvette Stingray de Chevrolet (mantarraya en la lengua de Shakespeare).

Opel Manta A S 3

Opel Manta S

Vayamos ahora a su historia: corría el final de la década de los 60 y Opel buscaba a un compañero para su Opel GT, coche que había empezado a comercializarse en 1968. Estaban en pleno auge los coupés y había que sacar tajada. El Manta saldría a la luz en septiembre de 1970, conviviendo con el GT hasta 1973 -año en el que el GT dejó de fabricarse-.

Eso sí, el Opel Manta (A) estaba situado en un peldaño inferior en cuanto a precio, prestaciones y deportividad. El GT era un deportivo minoritario, radical y de dos plazas; mientras que el Manta era mucho más práctico, más GT que el propio GT y destinado a un público más general.

La base heredada del Ascona (A) se observaba en los elementos principales del coche -chasis, suspensiones y propulsores-, además de otros elementos como los asientos. Economía de escala lo llaman ahora y pan nuestro de cada día. Aunque claro, para diferenciarlo lo máximo posible, los paneles exteriores de chapa y las lunas eran totalmente distintas. Quisieron además dotarle de una apariencia en cierto modo de muscle car yankee.

Opel Manta A Berlinetta 3

Opel Manta Berlinetta

Muy en la línea del Ford Capri que salió en 1968, y no es casualidad.  El Capri fue “culpable” de que el Manta naciera con el objetivo de hacerle frente. Podemos sumar además del Capri a rivales como los Renault Fuego, Volkswagen Scirocco o Alfa Romeo Sprint. Todos ellos llegarían más tarde y no disfrutaban de la arquitectura de motor delantero longitudinal más propulsión trasera de los Capri y Manta. Habían sucumbido a un esquema más económico de motor delantero y traición tracción en el mismo eje.

Como curiosidad, la serie A del manta fue vendida en EEUU bajo la marca Opel, pero en concesionarios Buick. No fue el único Opel vendido al otro lado del charco, pero sí de los pocos -y de los últimos-. En Reino Unido se vendería bajo la marca Vauxhall, como el resto de modelos de Opel.

El Manta (A) era un tres volúmenes al uso, con capacidad para cuatro pasajeros con cierta comodidad, además de su equipaje. Sus dimensiones eran algo mayores que las del Capri: 4.340 milímetros de longitud, 1.630 mm de anchura, 1.360 mm de altura y una batalla de 2.430 mm. Con cualquier motorización rondaba la tonelada justa de peso.

Opel Manta A Deluxe 2

Opel Manta Deluxe

Equipaba bajo su capó motores de entre 1,2 y 1,9 litros de gasolina, con potencias que iban desde los 60 hasta los 105 CV -este último con inyección indirecta de combustible Bosch L Jetronic-, siendo todos de cuatro cilindros. Fue un hándicap con respecto al Capri, que llegó a equipar motores V6.

Con el motor más potente rozaba los 190 km/h de velocidad máxima y ejecutaba el 0 a 100 en menos de 12 segundos. La parte negativa era la monta de frenos de tambor en el eje posterior.

El equipamiento estándar para todos los Manta incluía volante deportivo, luneta trasera térmica, faros halógenos, limpiaparabrisas de accionamiento eléctrico y techo de vinilo. Los cinco años que estuvo en producción esta serie contó con numerosas ediciones especiales como los Holiday, Plus, Swinger o Summer Bazar. Todos ellos llevaban un mayor equipamiento que el modelo base, pero a un precio más competitivo que incluyéndolo por separado.

Opel Manta A GT E Black Magic

Opel Manta GT/E Black Magic

En 1975 tendría su relevo con la serie B, modelo al que dedicaremos otro artículo más adelante. Si quieres incorporar este Manta (A) a tu garaje, prepara entre unos 7.000 y 24.000 euros que te costara una unidad en función de su estado y kilometraje. En España hay pocas unidades a la venta, pero en su tierra natal tienes muchos donde elegir.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Manta con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!