Coche del día: Ford SportKa

Coche del día: Ford SportKa

Segunda juventud


Tiempo de lectura: 5 min.

El denominado segmento A no ha sido demasiado popular en el viejo continente debido a un problema de costes. En muchas ocasiones, los precios de estos coches pequeños se acercan tanto al de los utilitarios que al final compensa hacer un esfuerzo para decantarse por estos últimos, más utilizables fuera del ámbito de la ciudad, salvo en países donde hay impuestos al tamaño o peso de los coches.

Por ello, desde la segunda mitad de los años 90, los fabricantes decidieron aliarse con otros con el objetivo de hacerles más rentables. Opel recurrió a Suzuki para el Agila, PSA se unió a Toyota y la propia Ford tomó la base del Fiat 500 para la segunda generación del Ka.

En la primera entrega lanzada en 1996 no surgieron alianzas, pero Ford optó por tomar otro camino relativamente fácil: usar la plataforma del Fiesta y emplear un vetusto motor más que amortizado. Gracias al hecho de no tener que preocuparse de las entrañas del Ka, los ingenieros se centraron en el diseño, sin duda el elemento más distintivo de uno de los modelos más controvertidos de la marca en los últimos años. Aquel Ka de formas ovaladas y prominentes paragolpes grises era uno de esos coches que causaba aceptación o rechazo a partes iguales.

Ford SportKa 2

Y como nunca se sabe cómo reaccionará el mercado a ese tipo de diseños arriesgados, los de Ford decidieron curarse en salud sin demasiados derroches en su desarrollo. Una estrategia similar a la que había usado Renault en el primer Twingo, montando un motor a todas luces desfasado que reemplazaría años después por otro de concepción más moderna. Los medios de la época pronosticaron tras el lanzamiento del Ka que Ford haría lo mismo porque en el Fiesta ya se montaba el 1.25 Zetec de nueva factura, pero erraron en su predicción.

No fue hasta el año 2002 cuando el viejo Endura E se sustituyó por el 1.3 Duratec potenciado a los 70 CV. Y aunque la vida del pequeño Ka parecía haber llegado a su fin, un año más tarde nos sorprendieron con dos nuevas incorporaciones: el StreetKa y el SportKa. Imagino que la elección de lanzar dos nuevos miembros de la familia se debió otra vez al abaratamiento de costes, pues además de compartir motor, ambos recibieron mejoras estéticas bastante similares pese a lo diferentes que a priori resultaban sus carrocerías.

Comenzando por el diseño, tanto el roadster como esta versión “deportiva” contaban con paragolpes de nuevo cuño que delante recibían unos faros antiniebla exclusivos y detrás alojaban la tercera luz de freno en la parte inferior central. Por exigencias del motor y las posibilidades prestaciones que este ofrecía, se tuvieron que ensanchar las vías, y ello provocó que los pasos de rueda fueran rediseñados con aletas más abultadas que se comían parte de los grupos ópticos y de paso ofrecían una nueva imagen en estos. Como colofón se añadió un alerón de aspecto muy deportivo y unas llantas de aleación de 16 pulgadas. En definitiva, la imagen del Ka se transformó, pero no lo suficiente como para que de pronto pudiese agradar a la mayoría.

Ford SportKa 3

Cuando hace unos meses hablamos del StreetKa, se criticó que el interior se tomase tal cual del modelo original, puesto que la tarifa no resultaba precisamente barata. En el SportKa ocurrió lo mismo, como era de esperar, así que los cambios fueron menores. Para empezar, la instrumentación recibió un cuentavueltas del que el 1.3 carecía.

El pomo del cambio era metálico y tanto el volante como los asientos se forraron de cuero, muy agradables a la vista pero poco prácticos con elevadas temperaturas. No se aprovechó para ofrecer regulaciones que mejorasen la postura de conducción ni la posibilidad de contar con una guantera en condiciones.

Lo verdaderamente importante del SportKa no se veía. Se trataba del también añejo bloque 1.6 con culata de fundición en vez del 1.6 estrenado en el Focus que sí adoptó el Fiesta Sport. Rendía 95 CV a 5.500 RPM, y aunque el peso del Ka era reducido, lo cierto es que no brillaba en cuanto a prestaciones, viéndose superado por el SEAT Arosa 1.4 16v de 100 CV.

Ford SportKa 4

Una verdadera lástima, porque el bastidor admitía más potencia sin problemas tras haber recibido las mejoras oportunas para el Sport. Estas pasaban por una mayor rigidez, unas suspensiones más duras y un tren trasero con un sistema heredado del Puma que le otorgaban un comportamiento de lo más eficaz.

Con todo, las sensaciones al volante estaban aseguradas, y si se me permite tratar al SportKa como un coche de espíritu RACER, cuando se vendió era lo más barato que se podía encontrar en el mercado entre los utilitarios de aspiraciones deportivas. Su precio de 12.770 euros estaba por debajo del mencionado Arosa, contando además con la tapicería de piel como elemento de serie.

Curiosamente, el Fiesta Sport de 103 CV -aunque menos radical- se movía en el mismo rango que su hermano pequeño, por lo que los motivos que aducía al comienzo de este artículo acerca de la poca demanda de esta categoría se corroboran al compararla con el segmento B. Al menos se justifica si lo que buscamos es exclusividad o unas sensaciones superiores que el bajo peso y la puesta a punto final consiguen frente a modelos más racionales.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

He conducido el de un amigo y ciertamente sin ser un cohete sorprende su buen paso por curva, ahora lo entiendo mejor tras leer este artículo, a título personal es un coche que me gusta principalmente por la mencionada exclusividad, algo que también me ocurre con el Lupo GTI, aunque este último era más caro y con un enfoque más “racing”.

Javier Costas
Editor

¿Cuánto le gasta? El StreetKa tenía un rendimiento pésimo. Este espero que esté mejor aislado, en el descapotable para pasar de 120 había que armarse de paciencia, porque el motor iba muy revolucionado y era desagradable.

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Te comento Javier, basándome en lo que me comentó mi amigo en una reciente conversación, en autovía a velocidades legales, entre 6’5/7 litros, eso sí lo hemos hablado también en más de una ocasión a 120 va a unas 4.000 vueltas…

Javier Costas
Editor

Vale, es que el StreetKa gastaba más. Tendrá algo que ver que pesa 127 kg más en vacío. En Spritmonitor los Streetka andan por casi 8 l/100 km, excesivo para lo que anda ese motor, aunque comprensible tratándose de un vetusto 8 válvulas con desarrollos cortos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!