[No tan] Viejos portátiles Compaq mantienen vivos a los McLaren F1

[No tan] Viejos portátiles Compaq mantienen vivos a los McLaren F1

Un caso de obsolescencia no programada


Tiempo de lectura: 4 min.

Puede que hayas leído en más de una Web esta historia, pero te voy a pedir que vuelvas a hacerlo aquí. Me veo obligado a salir en defensa de unos ordenadores que algunos medios colocan erróneamente en la edad de piedra de la informática portátil.

Antes de continuar, os pongo en contexto. En los años 90, McLaren produjo el mejor superdeportivo atmosférico de la Historia, el McLaren F1. Se utilizó tecnología punta de la época, incluyendo recursos informáticos para el mantenimiento de la parte electrónica, como cuentan en Jalopnik. Para esa tarea se siguen necesitando unos ordenadores portátiles de entonces, los Compaq LTE 5280.

McLaren depende de esos ordenadores porque utilizan unos periféricos especiales con tecnología anticopia CA (Conditional Access), preparados específicamente para ellos. Es un sistema anticopia físico. Un programa se replica con facilidad, pero el hardware no. Es una medida de seguridad que se utilizaba en programas como Autocad para hacer más difícil su pirateo o uso fuera del centro de trabajo. Los más mayores quizás se refieran a estos cacharros como “licencias”, y se podían colocar en puerto serie (COM) o de impresora (LPT).

La empresa de Woking está haciéndose con varias unidades de estos ordenadores, cuesten lo que cuesten, para poder seguir haciendo el mantenimiento de los F1

Cualquiera que haya usado ordenadores en su vida sabrá que más de 20 años empieza a ser mucho tiempo para una máquina, aunque si se ha tratado con cariño y hay suerte, puede seguir funcionando como el primer día. McLaren está buscando una forma de reemplazar esos viejos aparatos, pero mientras tanto, los LTE 5280 son vitales, y hace mucho que Compaq no los fabrica.

Ahora coged las palomitas, que viene la parte interesante.

Compaq Lte 5280

Según varios medios consultados -se dice el pecado, pero no el pecador- los Compaq LTE tienen un procesador Intel 8086, un disco duro de 20 MB y funcionan solo en modo MS-DOS. Esas especificaciones corresponden a ordenadores de mediados de los años 80, no de los 90. Solo puede decir eso alguien que no sabe nada de informática, o que no se ha documentado más allá de la Wikipedia. Ahí mismo se distingue entre los primeros LTE, que tenían un hardware muy básico, y las series finales 5000 con procesadores Pentium.

Recurriendo a una fuente más seria, se soluciona el problema. Para empezar, la serie 5000 de la familia Compaq LTE salió al mercado con procesadores Intel Pentium (80586, no 8086) con velocidades de reloj entre 75 y 150 MHz. Concretamente, los LTE 5280 funcionaban a 120 MHz y traían un disco duro interno de 810 MB a 1,35 GB de capacidad, no 20 MB. El sistema operativo es Windows 98, un poco más moderno que MS-DOS, y con su entorno gráfico. Mirad lo que se puede encontrar en Youtube:

Vamos, me encantaría saber cómo hacer funcionar Windows 9X en un 8086 con un disco duro de 20 MB. El que lo consiga, que me explique cómo. Lo más sofisticado que he visto funcionar en un 8086 es el entorno gráfico GEM, solo los más puretas del lugar sabrán qué es. Concretamente, me refiero a un Amstrad PC 1512, con 512 KB de RAM y un disco duro de 20 MB, que salió una década antes al mercado que los LTE 5280.

Puede que más de uno se haya confundido con lo del sistema operativo. Una cosa es con qué funciona el ordenador, en este caso Windows 98 (integra una versión moderna MS-DOS), y otra, cómo funciona el software de McLaren. Para comunicarse con las tripas del coche no es necesario un entorno gráfico, basta una interfaz 100% texto, que es más ligera y rápida. Confundir tanto las especificaciones técnicas ya no es ni medio normal.

Era igual de riguroso decir que el McLaren F1 utiliza carburadores, neumáticos de 13 pulgadas y suspensiones de barra de torsión. Por eso más de uno se llevaría las manos a la cabeza, pero en este caso solo un “geek” se va a escandalizar.

Venga hombre, que no cuesta tantísimo trabajo documentarse…

Esta obra, cuyo autor soy yo mismo, se publicó el 1 de mayo de 2016 bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García