Porsche 99X Electric, que tiemble la Fórmula E

Porsche 99X Electric, que tiemble la Fórmula E

La marca alemana lo ha ganado casi todo y llega a la categoría eléctrica con mucha ambición


Tiempo de lectura: 3 min.

Porsche, después de lograr todos los objetivos posibles en el Mundial de Resistencia con un coche espectacularmente tecnológico y avanzado, dejó el campeonato en busca de nuevos retos, en este caso, electrificados. Es decir, se marchó el Mundial de Resistencia para adentrarse de lleno en la Fórmula E y el Porsche 99X Electric será el arma con la que atacarán el cetro de la próxima temporada.

Bajo la formación TAG Heuer Porsche Fórmula E, la compañía alemana afronta su primera temporada de la llamada “Fórmula 1 eléctrica” con un objetivo muy claro: abrir nuevos caminos desde una perspectiva comercial. La electrificación del automóvil es un hecho, ahí está el propio Porsche Taycan, y la mejor manera de desarrollar una tecnología y lograr la mayor repercusión posible es la competición. El eslogan de “gana el domingo y vende el lunes” sigue siendo totalmente válido en pleno Siglo XXI. Más aún con las posibilidades de comunicación actuales.

La presencia de Porsche en este campeonato significa el regreso de la marca a las carreras de monoplazas tras más de 30 años ausente. Esta entrada de Porsche en las carreras de coches eléctricos por excelencia, forma parte de la estrategia Porsche 2025 y lo justifican con una simple relación de modelos. El primer coche de carreras híbrido, el Porsche 911 GT3 R Hybrid de 2010, tuvo su influencia sobre el 918 Spyder, este fue, en parte, la base del 919 Hybrid que a su vez, ha influido en el desarrollo del sistema de propulsión del Porsche de Fórmula E y del Porsche Taycan.

Porsche 99X Electric 01

Desde la marca afirman que el desarrollo del sistema de propulsión, el llamado «Porsche E-Performance Powertrain», ha sido clave desde el comienzo. La Fórmula E es un campeonato con un reglamento muy restrictivo en cuanto a desarrollo y componentes, obligando a un chasis estándar para todos, dejando vía libre a los fabricantes para desarrollar el sistema de propulsión eléctrico.

«En retrospectiva, durante el proyecto LMP1 sentamos las bases para la futura participación de Porsche en la Fórmula E. Utilizamos los conocimientos adquiridos durante ese tiempo para el desarrollo del sistema de propulsión del Porsche de Fórmula E. Nos centramos en construir un sistema altamente eficaz con el máximo nivel de eficiencia», afirma Malte Huneke, Jefe de Proyecto Técnico de la Fórmula E. «En los últimos meses hemos podido comprobar la fiabilidad de la cadena cinemática del Porsche de Fórmula E en circuito y en el banco de pruebas. Estamos muy contentos y optimistas de cara a los últimos preparativos para la primera carrera».

Así, el Porsche 99X Electric usa la tecnología de 800 voltios que también se podrá ver en el Taycan cuando entre en producción. Modelo que también se aprovecha de la experiencia adquirida en gestión y eficiencia del propulsor, que empleará Porsche en la Fórmula E.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam