Menu

Coche del día: Volkswagen Golf Cabrio TDI (1H)

Un capricho caro, pero eficiente

Coche del día: Volkswagen Golf Cabrio TDI (1H)

Como un collage en el que se unen fragmentos de procedencias diversas, el Volkswagen Golf Cabrio (1H) de 1998 compartía rasgos de los Golf de tercera y cuarta generación. Pero además, se vendía por primera vez en España asociado a las siglas TDI, convirtiéndose en el primer descapotable diésel que conocimos por aquí.

La base del Cabrio era la misma que el Mk. 3 (1H) de 1993, pero actualizada ligeramente para dotarle de una imagen más cercana a la recién estrenada cuarta generación. Esto era bastante apreciable en el frontal, donde se adoptaron tal cual los grupos ópticos del Mk. 4 (1J), así como los paragolpes. En la zaga, sin embargo, se dejaron los pilotos del anterior, aunque el parachoques sí era nuevo. En la vista lateral era más difícil distinguirlos, quedándose el característico arco de seguridad más propio de los descapotables de los 80.

Por su parte, en el interior nos sentábamos frente al volante del Golf IV y una instrumentación iluminada en azul como en el más moderno. Pero ahí acababan las actualizaciones, pues el salpicadero se adoptó de la generación saliente. Asimismo, todo cuanto no se veía provenía del Golf III, bastidor y cotas incluidos.

Volkswagen Golf Cabrio 1998 1

No obstante, la principal novedad se encontraba bajo el capó. El Golf Cabrio equipaba el archiconocido motor 1.9 TDI en su versión de 110 CV, que en sí mismo no suponía ningún avance, pero sí al ser montado bajo una carrocería de este tipo. Eso sí, hay que matizar que fue en España, pues el Cabrio se había estado vendiendo con el TDI de 90 CV en otros mercados.

Del motor poco se puede decir que no sepamos: excelentes prestaciones y bajísimos consumos, aunque esta vez en un coche de capricho con el que poder circular a cielo descubierto a golpe de botón… Bueno, tras liberar los tiradores de forma manual.

Ahora viene la controversia de encontrar el sentido que tenía comprarse un descapotable con motor diésel, pero en plena fiebre del gasóleo alguno tenía que ser el primero. Con los años hemos visto que no erraron en su iniciativa, pues hasta algún roadster de Mercedes o Audi se ha rendido al Diésel. La alternativa en el caso del Golf Cabrio de aquella época ponía las cosas difíciles, ya que se vendía también con el 1.6 de 102 CV.

Volkswagen Golf Cabrio 1998 3

Este resultaba 3.000 euros más barato que el TDI, pero sus prestaciones eran inferiores. Obviamente el consumo también (del orden de 2 litros de media reales), pero de nuevo surge la duda de quién se compraba un coche de capricho para recorrer una buena kilometrada al año. Quizá con los coupé cabrio posteriores el Diesel cobrara más sentido…

En cualquier caso, ofrecía cierta polivalencia al contar con cuatro plazas relativamente cómodas, una capota bien acabada en cuanto a estanqueidad o ruido, y un equipamiento con casi todo lo necesario, pues a pesar de su elevado precio, el ABS formaba parte de la lista de opciones. La exclusividad tenía su precio y, como casi todo Volkswagen, este no era precisamente barato.  Pero ya puestos, ¿por qué no mejor un New Beetle Cabrio?

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

Vaya refrito de coche y ademas muy caro. Como bien dices, mejor un Beetle cabrio


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.