Coche del día: Vencer Sarthe

Coche del día: Vencer Sarthe

Un superdeportivo minimalista y artesanal


Tiempo de lectura: 4 min.

El Vencer Sarthe es un superdeportivo de la firma holandesa Vencer que vio la luz en 2014. Dos años atrás estaba todavía en estado embrionario, pues solo existían algunas imágenes generadas por ordenador, pasando a ser un prototipo de preproducción un año después, en 2013 y presentándose en el Top Marques de Mónaco. Su puesta de largo definitiva fue en el Salón Privé de septiembre de 2014.

El salón dura cuatro días y no solamente se exhiben vehículos de otra galaxia, sino que se pueden admirar complementos, joyas y relojes fuera de serie a precios fuera de serie también. Si te sabe a poco puedes admirar, probar y comprar si lo deseas y tienes una buena cuenta corriente chucherías como helicópteros y lujosos yates de uso privado.

A la mayoría de los mortales no nos resultará conocido dicho nombre, y es que es un salón elitista dirigido a clientes VIP. Este salón se celebra en el Principado de Mónaco y la marca holandesa aprovechó la edición de 2013 para presentar su modelo Sarthe, una clara evocación del circuito francés homónimo. Su precio de partida era de 250.000 euritos en el modelo de pre producción, subiendo a los 270.000 en el definitivo (sin impuestos), y solo se ofreció a los mercados europeo y chino.

En el caso concreto de nuestro protagonista, el invitado de honor de retirar la lona y descubrir semejante joya sobre ruedas fue el príncipe Alberto de Mónaco. Sarthe es el nombre del departamento francés donde se ubica la ciudad y el circuito de Le Mans, con lo que nos hacemos una idea de la naturaleza de este vehículo que se fabricará exclusivamente por encargo.

El modelo de producción se conocía como Vencer Sarthe 2015, y experimentó más de 100 cambios con respecto al modelo de preproducción. Se rediseñó el pilar C, lucía una nueva cubierta del motor, se le añadió el alerón trasero y algunos elementos aerodinámicos como los splitters delanteros.

Su diseño neo retro se inspira en los prototipos que competían en el circuito de Le Mans de los años 80, pero con una aerodinámica mucho más estudiada y afinada, con unos faros bixenón complementados por otros de naturaleza LED (para la iluminación de día). La trasera resulta imponente y muscular, de carácter muy personal, gracias a sus dos grandes escapes situados en los extremos de la carrocería y un no menos llamativo alerón.

Vencer Sarthe 3

Lo más llamativo de su interior es el dominio del minimalismo y la inexistencia de un tablero de instrumentos a la vieja usanza, con relojes, botones y demás

Todo se controla a través de una gran pantalla digital central que se puede configurar de forma personalizada. Este habitáculo está revestido de cuero, tejido Alcantara y fibra de carbono. No faltan el climatizador, elevalunas eléctricos, GPS con sistema multimedia, alarma y cierre centralizado.

El chasis está conformado por un entramado de tubos de acero de elevada resistencia al que se une una célula de seguridad para albergar a los pasajeros y un subchasis trasero construidos en una aleación denominada Cromoly (Cromo-molibdeno).

Toda esta estructura está vestida por una carrocería de fibra de carbono, consiguiendo un reparto de sus 1.390 kg con un 45 % de ellos delante y el 55 % restante detrás. Sus dimensiones son 4.515 mm de largo, 1.984 mm de ancho y 1.190 mm de alto, con una batalla de 2.791 mm.

Vencer Sarthe 5

El motor va situado en posición central trasera y es un 6.3 V8 sobrealimentado de origen GM, que en el modelo de preproducción generaba 510 CV y 650 Nm, aumentados posteriormente hasta los 621 CV a 6.500 RPM y 832 Nm en el Sarthe definitivo.

Esta caballería se transmite a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de seis marchas -algo inusual en estos superdeportivos- empujando al Sarthe a los 100 km/h desde parado en 3,6 segundos y a los 338 km/h de velocidad máxima, superando al modelo de preproducción en 12 km/h de velocidad punta (326 km/h) y reduciendo en dos décimas el registro de 0 a 100 km/h (3,8 segundos).

El equipo de frenos comprende discos ventilados en ambos ejes con idéntico diámetro, 385 mm, controlados por unas pinzas de ocho pistones delante y seis detrás, complementado por ABS. No lleva ninguna otra ayuda a la conducción. La suspensión es independiente en ambos ejes, con doble brazo oscilante, y va calzado con zapatos de diferentes medidas, con 245/35 R19 delante y 295/30 R20 detrás.

Vencer Sarthe 2

El Vencer Sarthe está pensado para el disfrute de su conductor en la carretera, sin ayudas a la conducción, para que la conexión hombre-máquina sea más intensa y personal, rodeado de una atmósfera lujosa y minimalista para no perder la concentración en lo que realmente importa: conducir.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!