Coche del día: Toyota Corolla G6R

Coche del día: Toyota Corolla G6R

Bendita sexta marcha


Tiempo de lectura: 3 min.

Ciertamente el Toyota Corolla G6R es todo un rara avis, pero empecemos por el principio. Con el Corolla EP 110 -la octava generación del compacto japonés-, Toyota había decidido simplificar las cosas creando un coche de carácter global pese a mantener la base técnica del modelo al que sustituía. Lo lanzó con cuatro carrocerías distintas que copaban el grueso de ventas del segmento compacto y que compartían un frontal cuyo rasgo diferenciador recaía en sus faros redondeados, tanto en la lámpara principal como en el pequeño intermitente.

Sin embargo, la parrilla con forma de panal de abeja variaba en su tono -cromado o negro- según los niveles de acabado, los cuales a su vez introdujeron nuevas denominaciones dando paso a Línea Terra o Línea Luna en lugar de siglas algo más ambiguas. Al llegar a la zaga cada una de las cuatro carrocerías tenía ya una identidad propia más allá de la diferenciación de sus volúmenes, puesto que los grupos ópticos eran totalmente diferentes entre sí, y de nuevo su rasgo más característico frente a modelos de la competencia.

La carrocería menos usual era el Liftback o cinco puertas, más larga para dar cabida a un maletero de mayor capacidad que el resto de compactos que se vendían en Europa, con la excepción de sus compatriotas de Honda o Mazda que por entonces también distinguían en tamaño los tres y cinco puertas. Por tanto, el papel que jugaba el más pequeño era el de vehículo juvenil y desenfadado, y para atraer a este público se optó por la denominación Coupé.

Toyota Corolla G6R

Fue una estrategia de puro marketing a la que no solo recurrió Toyota (Citroën hizo lo propio con el Xsara), porque el Corolla de tres puertas ni parecía un cupé ni contaba con motores que le dieran un aire deportivo. Cierto es que los bloques de gasolina 1.3 de 86 CV y 1.6 de 110 tenían muy buen rendimiento, pero incomprensiblemente quedaban asociados en esta carrocería al acabado más básico en el que ni siquiera el cierre centralizado o elevalunas eléctricos venían como equipo de serie.

No fue hasta la llegada de los G6 y GR6 cuando por fin se les dotó de algo de picante, tanto en su aspecto como en su comportamiento. Y es que las primeras unidades del Corolla de octava generación pecaban de unas suspensiones demasiado blandas, lo que unido a una corta batalla más propia de utilitario del momento, comprometían demasiado su estabilidad. Con nuevos tarados de muelles y amortiguadores, el Corolla se vistió también de sport gracias al GR6 que nos ocupa.

Los cambios mecánicos provenían únicamente de la inclusión de una sexta marcha a su caja de cambios que le dotaba de una personalidad más deportiva, si bien las prestaciones no mejoraban frente al 1.6 de 5 velocidades. Se disfrutaba más por el desarrollo más corto y cerrado de las cinco primeras relaciones, quedando la sexta como marcha de desahogo en carretera. Una pena que no se aumentara la potencia, porque los cambios efectuados en el bastidor de esta versión en particular dieron mucho juego.

Toyota Corolla G6R

Se incluyó una barra estabilizadora trasera con la que no contaban los demás Corolla, una suspensión delantera reforzada y muelles y amortiguadores más rígidos que le proporiconaban un comportamiento muy cercano al de un deportivo.

En el interior se introdujeron detalles de color rojo como los cinturones de seguridad, pespuntes de la palanca de cambios o alfombrillas, así como en la grafía de la instrumentación. Por fuera eran nuevos los paragolpes delanteros que renunciaban a los faros antiniebla, la parrilla pintada en negro o las llantas de 15 pulgadas. Se comercializó en nuestro país como una edición limitada inicialmente a 75 unidades.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Invitado
Txesz

Mejoraba un pelín pero le seguía faltando imagen.

wuvwoo
Invitado
wuvwoo

Acá en Chile se vendieron hartos de esa generación (sedán y familiar, se usaron como taxis), todavía se van algunos en circulación, los podías encontrar tanto en los concesionarios Toyota como mediante importación desde zonas francas, era muy parecido a la versión gringa de ese entonces (pero esta en particular era de manufactura Brasileña si mal no lo recuerdo)…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.