Coche del día: Skoda Rapid

Coche del día: Skoda Rapid

El último Skoda con cuerpo y espíritu Skoda


Tiempo de lectura: 3 min.

Aunque el término Rapid lo empezó a utilizar la marca checa Skoda en los años 1935-1940, nos vamos a referir a la serie fabricada desde 1981 hasta 1990. Se sacaron hasta cuatro versiones diferentes: Rapid 130, Rapid 135 y Rapid 136. Tenían en común la disposición “todo atrás”, es decir, motor y transmisión trasera, pero con el radiador en la parte delantera. Era un coupé de dos puertas y fue el remplazo del Skoda 110R.

Skoda ya era por entonces una de las pocas marcas de los paises tras el Telón de Acero que consiguió exportar sus vehículos a Europa Occidental, y su éxito se basó en su bajo precio -en su lanzamiento estaba cercano a los 5.300 euros- y en su robustez y sencillez mecánica.Tiene una línea original en la que no ha primado la aerodinámica ni se regía por los cánones de diseño de la época. El parabrisas estaba más inclinado que en la berlina del que procedí,a junto a dos grandes puertas y una trasera descendente hasta los pilotos traseros con una peculiar ventanilla trasera; quizá lo más bonito eran unas pequeñas pero reshulonas llantas de aleación de 13 pulgadas de medida.

Interiormente destacaba por una gran simpleza y austeridad de diseño, con un salpicadero lineal comandado por cuatro grandes relojes -velocímetro, cuentavueltas, nivel de combustible y temperatura del refrigerante- y el resto de mandos desperdigados por el mismo.

Su atípica implantación mecánica resultaba ya anacrónica incluso en estos tiempos, pues salvo el Porsche 911 ningún otro modelo la utilizaba; nos llevaba a rememorar coches todavía más antiguos como los Renault 8 o el Simca 1000. Portaba un motor de 1.289 c.c., que entregaba una potencia de 62 CV a 5.000 RPM y un par máximo de 103 Nm a 2.850 RPM. Su caja de cambios era de cinco velocidades, y frenos delanteros de disco y traseros de tambor. Su peso era de 1.240 kg y sus medidas 4,20 m de largo, 1,61 m de ancho y 1,38 m de alto. Tampoco resultaba muy gastón, entre 6,5 l/100 km y 8 l/ 100 km, poco para entonces, y una velocidad máxima de 158 km/h.

Veamos lo más característico de este coche, su comportamiento. Al ser un todo atrás tenía un reparto muy desequilibrado de pesos, con un eje delantero muy liviano que se volvía rebotón y errático, sobre todo por carreteras de montaña bacheadas. Era muy subvirador ,por lo que si entrabas fuerte en una curva cerrada la trasera empujaba mucho y tendía a sacarte hacia afuera, entonces debías corregir con el volante y cortar en exceso la trayectoria por el interior de la curva.

Era un coche que lo único que tenía de coupé era la línea, pero una vez que se conocía su peculiar comportamiento se llevaba bien, lo que unido a un bajo precio y una robustez estructural y mecánica comprobada le llevó a tener unas ventas aceptables. No es un Porsche 911, pero resultaba divertido y molón.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.