Coche del día: SARD MC8/MC8-R

Coche del día: SARD MC8/MC8-R

Un desconocido pero curioso deportivo basado en el Toyota MR2 que compitió en Le Mans


Tiempo de lectura: 3 min.

El SARD MC8 era realmente un Toyota MR2 muy modificado, cuyo corazón consistía en un V8 biturbo de 4 litros y 600 CV (1UZ-FE). SARD eran las siglas de Sigma Advanced Racing Development, un equipo de carreras japonés que colaboró con Toyota y que también se dedicaba al tuning de coches. Se desarrolló a mediados de los 90, justo antes de que empezase el Campeonato FIA GT, un campeonato de GT (Gran Turismo) organizado por la Federación Internacional del Automóvil, creado en 1997.

Se crearon cuatro clases o categorías de automóviles: GT1, GT2, GT3 y GT4, ordenadas de forma decreciente según los costes y las tecnologías empleadas. La más importante de ella la, GT1, contaba con una reglamentación tan abierta como el hecho de que solo se necesitaba construir una unidad para su homologación, dando lugar a coches de competición -y sus respectivas versiones matriculables- más salvajes que jamás se habían visto hasta la fecha.

El SARD MC8 era la versión de calle del SARD MC8-R, la versión de competición. Fue desarrollado de forma paralela para poder homologar el coche de competición en las 24 Horas de Le Mans. Su exclusividad reside en que fue un proyecto único desarrollado para participar en la categoría GT1 de la famosa prueba francesa.

SARD MC8 2

SARD MC8

Este loco proyecto partió de un Toyota MR2, lo que a priori no tenía nada que hacer frente a competidores de la talla de los McLaren F1 GTR, Porsche 911 GT1, Dodge Viper GTS-R o el Mercedes-Benz CLK GTR. Lo cierto es que del MR2 no quedaba prácticamente nada debajo del capó.

De forma paralela se construyeron una única unidad de  las versiones de competición -SARD MC8-R- y la de calle SARD MC8-, para participar en la categoría GT1 de las 24 Horas de Le Mans

Si nos fijamos un poco en su carrocería, descubrimos que parece una amalgama de diferentes deportivos japoneses de los 90. Por ejemplo, en los laterales se vislumbra algo del Mitsubishi 3000 GT, se distinguen algunos elementos que recuerdan al Eclipse de las primeras generaciones e incluso del Mazda RX-7.

No nos resulta para nada conocido porque participó sin pena ni gloria en Le Mans, pues apenas aguantó 14 vueltas en 1995 y quedó penúltimo en 1996. En 1997, en Suzuka, salió ardiendo en plena carrera. De la versión de competición apenas se sabe gran cosa, pero de la de calle la ignorancia es casi completa.

SARD MC8 R

SARD MC8-R

Se tenía información de que estaba en Japón, pero desde los 90 desapareció del mapa. Años más tarde volvió a aparecer en la web japonesa de coches de colección SEiyaa en 2015, dos décadas después de su desaparición. Se supone que debe estar en posesión de algún coleccionista privado, pues duró muy poco en la lista de ventas de la web mencionada. Por 2019 se avistó en un vídeo de Youtube.

Seguramente sea uno de los coches más exóticos del mundo y difícil de ver, en cualquiera de sus dos versiones. Tiene toda la pinta de ser un vehículo bastante complicado de conducir, pero al menos se conserva.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Toyota MR2 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.