Menu

Coche del día: Rover 25 Streetwise

Animal de ciudad

Coche del día: Rover 25 Streetwise

Si el Rover Streetwise hubiese permanecido en el mercado desde que se puso a la venta allá, por el año 2003, se hubiese encontrado con muy pocos rivales durante todo este tiempo. De hecho, solo se me ocurren el Volvo V40 Cross Country o el inminente Ford Focus Active. Cierto es que el Rover 25 se movía a caballo entre el segmento B y el de los compactos, así que quizá pudiéramos incluir al Volkswagen CrossPolo (o Soho), Citroën C3 XTR o Hyundai i20 Active.

El Steetwise no fue solo un pionero que vivió en solitario, sino que esta versión supuso una especie de revitalizante para un modelo (el Rover 25) que casi agonizaba en muchos mercados europeos. La solución para darle un nuevo aire mientras la marca se tambaleaba de mano en mano, pasó por otorgarle una imagen offroad, aunque desde el principio en las notas de prensa se decía que el coche estaba destinado a personas jóvenes y urbanas. El propio nombre lo dejaba claro, pues se podría traducir el término streetwise como «animal de ciudad».

Y en esa jungla los paragolpes de plástico gris venían ni que pintados para los pequeños arañazos de aquellos que aparcan de oído… Ese elemento que hoy en día es sinónimo de crossover o SUVs (y antiguamente de versiones básicas de compactos o berlinas) se extendió en el contorno de su carrocería mezclándose con el color del coche u otras molduras plateadas también muy de estilo aventurero. Delante, además, se enmarcaron los faros dentro del paragolpes para no variar en exceso el original del Rover 25. Los pasos de rueda también contaban con las molduras pertinentes, y en el techo se colocaron unas barras portaequipajes muy pintonas. Como remate, la suspensión se elevó 28 milímetros, suficiente para poder salvar bordillos sin dejarse los bajos.

Rover 25 Streetwise 3p

Ya que hablamos de dimensiones, el Streetwise medía 3,98 metros de longitud, por lo que se quedaba entre los utilitarios tipo Ibiza o Fiesta y los compactos. Por habitabilidad o un maletero de 325 litros, lo mismo. Frente a los más modernos de ambas categorías se quedaba un poco descolgado en su diseño interior, porque seguía basándose en la Serie 200 del año 1995. Sí que hubo algunos retoques para modernizarlo, como inserciones de imitación a aluminio en salpicadero o alrededor de la palanca de cambios, instrumentación con fondo azul o una nueva tapicería mixta de piel y tela.

El Streetwise estaba disponible con carrocerías de 3 y 5 puertas y dos niveles de acabado, S y SE

En cuanto a las mecánicas, en nuestro país estuvo asociado inicialmente a un motor gasolina y otro diésel. El primero era el 1.4 de 103 CV que ofrecía unas prestaciones oficiales de 173 km/h, 0 a 100 en 11 segundos y un consumo medio de 7,3 l/100 km. Por su parte, el motor de gasóleo era el conocido bloque de origen Rover con 2 litros de cilindrada en su versión de 101 CV. Era 5 km/h más rápido en velocidad punta que el gasolina, aceleraba en cuatro décimas menos y homologaba un consumo de 6 litros de media.

El funcionamiento del 2.0 TD era algo tosco por su nivel de vibraciones o sonoridad. Resultaba perezoso a muy bajas vueltas, pero una vez superado ese lapso empujaba con fuerza logrando unas cifras de recuperaciones en marchas largas destacables gracias a una buena elección en los desarrollos del cambio. Sin embargo, el manejo de la transmisión era uno de los peores elementos del coche por resultar dura de accionamiento y un tacto poco fino. Esto ocurría también con la dirección, más pesada para circular por ciudad de lo esperable en un coche ideado para moverse por ella con agilidad.

Rover 25 Streetwise interior

Aunque rejuvenecido en su aspecto, el Streetwise evidenciaba que a su base le pesaban ya los años. Aun así, no era un mal coche si buscábamos diferenciarnos del resto de utilitarios o compactos a un precio razonable. Se movía en una horquilla entre 13.800 y 17.200 euros del año 2003 (entre 18.300 y 22.900 euros de ahora). En 2004 la gama se renovó con un 1.6 de 109 CV y el 1.8 de 116 asociado a un cambio automático. Un año más tarde la marca desaparecía, así que el Rover Streetwise estuvo muy poco tiempo en el mercado.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.