Coche del día: Renault Mégane Cabrio (MK1)

Coche del día: Renault Mégane Cabrio (MK1)

Se llegó a ofrecer con el 2.0 16v de 150 CV del Clio Williams


Tiempo de lectura: 2 min.

El Renault Mégane, la primera generación del Renault Mégane, hizo acto de presencia allá por 1995 con el objetivo de reemplazar al Renault 19, uno de esos éxitos de la firma francesa de los que ya no se ven por las calles –no en balde, tiene más de 30 años… –. La marca cambió por completo el concepto comercial de su modelo compacto con este lanzamiento, pero, aunque a simple vista era un coche totalmente distinto, en realidad, era una evolución muy profunda del R19, del que se conservaba la plataforma y algunos motores.

Como el R19, el Mégane llegó al mercado con diferentes opciones de carrocería, de hecho, fueron muchas opciones de carrocería, entre las que destacaban con fuerza propia el Mégane coupé, y un derivado de este, el Renault Mégane Cabrio. Dos versiones que buscaban reemplazar al R19 tres puertas y al R19 Cabriolet, que por cierto, fue un coche al que se alabó en la prensa por su equilibrio estético.

renault megane cabrio (2)

Suele pasar que las versiones más lúdicas y deportivas, son las que menos se venden. Por un lado está el precio, y por otro, la falta de versatilidad para un usuario común. Así es lógico que las ventas del descapotable fueron las más limitadas de toda la gama Mégane, que quizá no lo recordéis, pero fue uno de los referentes en ventas de su categoría desde mediados de la década de los 90 en adelante. Es decir, continuó por la senda que había marcado el R19.

El Renault Mégane Cabriolet se introdujo en el mercado en 1997 y, básicamente, era un coupé adaptado para la ocasión. Puede que decir algo así sea simplificar un poco las cosas, pero en el fondo es la realidad. Se tomó el Mégane Coupé como punto de partida y se rediseñó para convertirlo en descapotable. Y hay que decir que lograron un buen trabajo, pues el Mégane Cabriolet presenta una imagen bastante equilibrada y dinámica.

renault megane cabrio (1)

La gama del Renault Mégane Coupé fue la más limitada, como cabría esperar. Los motores para la primera generación del modelo fueron siempre gasolina de cuatro cilindros –por entonces no se ponían motores diésel en los descapotables– y no muy grandes, pues tampoco debemos olvidar que seguimos hablando de un Renault Mégane. El acceso a la gama era un bloque 1.6 litros con 90 CV, y el motor más grande fue un dos litros con 150 CV, el mismo motor del Renault Clio Williams, el cual, podíamos considerar el más deportivo.

Con 1.185 kilos, esos 150 CV le permitían presumir de una velocidad máxima de 211 km/h, de un 0 a 400 metros en 16,6 segundos y de un 0 a 100 km/h en 8,7 segundos. Son los menos numerosos, como cabe esperar, y los más interesantes de adquirir.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.