Coche del día: Reliant Regal

Coche del día: Reliant Regal

A pesar de que los triciclos y motocarros fueron desapareciendo llegados los sesenta, este modelo aguantó con excelente salud


Tiempo de lectura: 4 min.

Uno de los vehículos más comunes en la Europa de posguerra fue el motocarro. Sencillo, económico y sobre todo muy práctico para el día a día de los pequeños autónomos, este ocurrente híbrido entre furgoneta y motocicleta cosechó el favor de millones de usuarios que, en aquellos años, aún no podían permitirse modelos como la Citroën AZU. En el caso de España aquel fenómeno fue especialmente intenso, con un mercado empobrecido muy alejado del automovilismo y, por tanto, abundante en motocarros y triciclos de marcas como ISO, ROA, Moto Vespa o Clúa. En el caso británico, el protagonista fue el Reliant Regal. Eso sí, como buen ejemplo de su cultura nacional no dejó de tener un punto de excentricidad.

Y es que, mientras en países como España, Italia o Francia los vehículos con tres ruedas iban desapareciendo al compás de la popularización del automóvil, en el Reino Unido el Reliant Regal no sólo perduró, sino que incluso fue sustituido por el Robin para seguir en producción hasta los años ochenta. Es decir, de alguna extraña manera este vehículo con gran propensión al vuelco le había caído bien a los británicos. Algo indudablemente excéntrico pero, al tiempo, cargado con ciertas razones relativas a la meteorología o la economía de uso. Así las cosas, gracias a haber estado en producción desde 1952 hasta 1973, aún resulta común ver unidades de este modelo en concentraciones e, incluso, áreas rurales donde siguen dando servicio a sus propietarios.

Pero vayamos por partes. Para empezar no deja de ser interesante detenerse en la historia de Reliant. Fundada en 1935, esta empresa se enfocó hasta su cierre el pasado 2002 en vehículos destinados a nichos de mercado muy concretos. Es decir, lejos de intentar hacerse un hueco en los disputados segmentos B, C o D, su interés estuvo en producir pequeños microcoches en materiales ligeros como la madera o la fibra de vidrio, apostando las más de las veces por triciclos como el Regal. Una vía de trabajo que no le impidió, en los años sesenta, producir bajo licencia el Sabra Sport. Un ligero roadster con base Ford que fue el primer automóvil deportivo diseñado en Israel.

reliant regal (1)

En la Europa de la posguerra los motocarros fueron una opción fiable y económica para millones de pequeños autónomos. No obstante, el Regal fue un paso más allá dando visos de microcoche a aquellos vehículos derivados de motocicletas

Reliant Regal, un museo de materiales

Más allá de argumentos subjetivos como un cierto gusto por la excentricidad, lo cierto es que el Reliant Regal guarda ventajas objetivas para entender su éxito, con cerca de 70.000 unidades vendidas. La primera de ellas es la de poder ser conducido con la licencia británica A. Es decir, un permiso relativo a las motocicletas. Además, en un territorio tradicionalmente tan lluvioso como las Islas Británicas ir bajo techo supone un evidente punto positivo respecto al uso diario de la motocicleta.

De esta manera, es fácil entender porqué el Reliant Regal pudo abrirse hueco en un país donde muy poca gente usa el ir a dos ruedas como una opción creíble para acudir a su puesto de trabajo. Más allá de esto, también está la cuestión del consumo. Bastante reducido gracias a la acción conjunta de un peso ligero y una gama de motores entre 600 y 800 centímetros cúbicos y potencias situadas en la horquilla de los 25 CV a 30 CV.

Respecto al chasis, era tan rudimentario que durante los primeros años de producción del Reliant Regal éste se hizo incluso en madera. De hecho, el armazón básico del vehículo era de este material hasta que, en 1962, cambió al uso del acero. Momento en el que, debido al incremento de los precios del aluminio durante toda la década de los cincuenta, los paneles pasaron a ser de fibra de vidrio.

reliant regal (3)

Gracias a ofrecer en diversos tipos de carrocería, este vehículo podía ser un aliado del repartidor, una montura recreacional para el fin de semana o una manera de llegar seco al trabajo

Un material que entró con fuerza entre los fabricantes minoritarios británicos, debido a su ligereza y mayor facilidad de manejo frente a las chapas tradicionales. Así las cosas, el Reliant Regal se fabricó en diversas carrocerías a fin de adaptarse a usos muy diversos. Obviamente estaba la versión canónica para el día a día, con su tradicional aspecto de coche mutilado. Pero también se encontraban la furgoneta e, incluso, una llamativa y divertida variante descapotable. Más motivos para entender cómo y por qué el Reliant Regal ha permeado tanto a la cultura popular británica.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.