Coche del día: Rany 600

Coche del día: Rany 600

Hecho en Chipiona, este modelo playero de los años ochenta se basaba en el SEAT 600


Tiempo de lectura: 4 min.

Aunque pueda parecer otro más de los coches playeros producidos en California, lo cierto es que el Rany 600 de 1982 tiene mucho más que ver con la Península Ibérica de lo que pudiera parecer. De hecho, la transformación de la carrocería se hacía en la gaditana Chipiona mientras que bajo la misma podíamos encontrar la base técnica de un popular SEAT 600. Así las cosas, la verdad es que lo primero a tener en cuenta es lo duradero de la adaptación a España del diseño de Dante Giacosa, estrenado en Italia en 1955 para llegar a nuestro mercado en 1957. Pero vayamos por partes.

Respecto al lugar, los más aficionados al motor histórico quizás no se sorprendan tanto ante el hecho de ver un automóvil ensamblado en la provincia de Cádiz. Al fin y al cabo, en la zona franca del histórico puerto a las Américas Ford llegó a tener una planta de producción en la que se unían las piezas necesarias para fabricar el Model T. Eso sí, por poco tiempo. Ya que problemas con la logística – según las buenas lenguas – o presiones desde Cataluña para la instalación allá de esta empresa – según las malas lenguas – hicieron que se trasladase a Barcelona a los tres años. Justo, por cierto, en los tiempos más duros de la conflictividad social en la capital catalana. Paradojas de la historia.

Además, en lo referido a que el Rany 600 sea una variante playera de la popular creación italiana – sin ánimo de herir sentimiento alguno resulta imposible obviar que el SEAT 600 se producía bajo licencia de los Agnelli – la verdad es que esto tampoco es tan extraño. De hecho, en su país de origen el 600 fue ampliamente transformado por multitud de carroceros de cara a ser un coche lúdico usado por las clases altas en sus escuetos y ocasionales transportes desde la residencia de verano a la primera línea de costa. En fin, cosas que se hacen cuando uno se puede permitir un automóvil para cada uso concreto. De esta manera, no resultaba nada raro ver en los garajes de Mónaco durante los setenta un escueto 600 Jungla – día de playa – , junto a un Ferrari 275 GTB – día de disfrute al volante con recorrido recreacional incluido – y un Maserati Quattroporte – día de viaje por autovía rumbo a París o Turín – . Sin duda, la definición automovilística de la Dolce Vita con permiso del Lancia Aurelia B24 convertible.

rany 600 (3)

Aunque el 600 ya llevaba no años, sino décadas en el mercado, incluso en los años ochenta se seguían viendo nuevas variantes hechas a partir del mismo

Rany 600, un playero gaditano

Pero volvamos a coordenadas andaluzas donde poder encontrar a comienzos de los ochenta el taller de los hermanos Moreta en Chipiona. El lugar donde nació el Rany 600, destinado a ser un capricho veraniego producido en tirada muy corta con los veraneantes de las urbanizaciones del lugar en la mirilla. Y atención, porque la palabra capricho cobra aquí un matiz muy importante al hacer el análisis comercial del modelo.

Y es que, puestos a adquirir un modelo abierto que poder limpiar con un simple golpe de manguera lo normal sería escoger un Citroën Mehari. Con sorprendentes cualidades sobre cualquier camino – cualquiera que haya hecho excesos con un 2CV por un camino rural lo sabe – y una red de concesionarios y talleres tan extendida como la de Citroën es sin duda una excelente opción. Pero, moviéndonos en el ámbito de los modelos recreaciones con usos muy ocasionales hay un factor que no se puede obviar. Lo especial.

No en vano, el Mehari es un coche de lo más llamativo – especialmente ahora que se presenta como un clásico entrañable – pero conocido. En la acera opuesta estaba el Rany 600. Uno de esos modelos capaces de provocar constantes comentarios, preguntas y giros de cabeza en cualquier semáforo. Lo mismo que le pasa a otro derivado de un modelo SEAT, como es el Aníbal F100. Un diseño que pone en un plano diferente al Ibiza de primera generación, haciendo algo extraordinario a partir de un vehículo archiconocido.

rany 600 (1)

Se realizaba en el municipio gaditano de Chipiona con visos a desenvolverse dentro de un nicho de mercado tan concreto como es el de los coches de playa

Respecto a las prestaciones y demás datos relativos a la mecánica sólo hay que recordar lo que hemos dicho anteriormente: el Rany 600 se basa plenamente en el archiconocido SEAT 600. Un modelo del cual no se puede decir nada más, aunque sí es cierto que todo lo que muchos aficionados conocen sobre el mismo es equivalente a lo poco que se tienen en cuenta derivados tan interesantes como los Milton o los Nardi. En fin, el automovilismo en España cuenta con una historia más amplia de la que a veces se piensa.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.