Coche del día: Porsche 911 Carrera 3.6 (993)

Coche del día: Porsche 911 Carrera 3.6 (993)

El último de Filipinas


Tiempo de lectura: 3 min.

Porsche es conocido por su ser el creador del Beetle o Escarabajo, diseñado para motorizar a la población alemana en los años 30 por orden de Adolf Hitler. Pasada la guerra, a partir de 1948 el Doctor Ferdinand Porche decide crear su propia compañía, Porsche, la que conocemos hoy en día, esta ha tenido diferentes deportivos icónicos entre los que se encuentra 356 (“Escarabajo EVO” para algunos), el genial 904 (nombre que debió adoptar el Cayman según los más puristas) y el icónico Type 901 (tras una demanda de Peugeot renombrado 911, “nueveonce”). El coche del día de este viernes es uno de estos “nueveonce”, para mí el más icónico e interesante, el 911 Carrera 3.6 (993).

El Porsche 911 (993) se mantuvo en producción durante cuatro años, desde enero de 1994 a 1998, fue diseñado por Tony Hatter en 1991 y también es la generación de 911 que despidió los motores refrigerados por aire de la marca de Stuttgart.

Predecesor del “patito feo” (cada vez más apreciado) 911 (996) con sus faros de lágrima, el 993 se convirtió en uno de los iconos de la marca alemana. Este mantenía los cánones estéticos que habían forjado el carácter del Porsche durante treinta años: faros redondos casi verticales, una caída del techo inconfundible, el motor en el último tornillo del bastidor tras el segundo eje…

El más interesante de los modelos de esta generación, para mí, es el Carrera. Sí, la versión de acceso, no es ni el todopoderoso Turbo ni el recién estrenado GT2. Esta versión me parece interesante por ser la más ligera (1.370 kg), con dos ruedas motrices y una carrocería ligeramente más estrecha que estiliza notablemente al modelo.

Porsche 911 Carrera 993

El Carrera era capaz de alcanzar los 100 km/h en menos de seis segundos y su velocidad punta rondaba los 270 km/h, según los registros tomados por la prensa especializada; capacidades más que suficientes para divertirse. Su propulsor era un 3.6 de seis cilindros bóxer, capaz de aportar 272 CV de potencia, siendo actualizado en 1996 para alcanzar 286 CV, lo que mejoraba los registros de aceleración y velocidad punta ligeramente.

Este motor continuaba refrigerándose por aire, por lo que carecía de radiadores que no fuesen para el aceite, manteniendo así la tradición Porsche. Estos 911 han pasado a la historia como un mito real, alcanzable, lo que les ha hecho valedores de una gran revalorización. No solo por tratarse de un Porsche, sino por ser la última versión refrigerada por aire, mantener una estética clásica inconfundible, introducir versiones exclusivas y más potentes… Y el Carrera de acceso a la gama por ser el más purista de cuantos 911 se han fabricado, combinando las tecnologías más vanguardistas con la magia del inicio del modelo.

Todavía era un modelo pequeño (el 996 creció notablemente a la vista), ligero, con capacidad para aportar diversión a raudales, seguro, con una conducción muy particular y espectacularmente fiable. De hecho, su sucesor utilizaba el bloque motor del 993 en sus versiones turboalimentadas, ya que este era más fiable y carecía del problema del IMS que tantos quebraderos de cabeza le dio -y sigue dando- a los propietarios del 996.

COMPARTE
Sobre mí

Carlos Pascual

El olor a lubricantes y gasolina quemada han atraído a Carlos desde su niñez, por ello decide consagrar su vida a los coches: una forma de comunicarse, de disfrutar, de vivir.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!